Ir a contenido

conflicto en oriente próximo

Netanyahu dice que si gana las elecciones anexionará partes de Cisjordania a Israel

El primer ministro israelí intenta robar votos a las fuerzas más derechistas a tres días de los comicios generales

Ana Alba

El primer ministro israelí,  Binyamin Netanyahu, con su esposa Sara durante un acto electoral en Tel Aviv.

El primer ministro israelí,  Binyamin Netanyahu, con su esposa Sara durante un acto electoral en Tel Aviv. / REUTERS / AMIR COHEN

El primer ministro israelí, Binyamin Netanyahu, ha vuelto a sacarse un as de la manga en vísperas de las elecciones para intentar robarle votos a la derecha más recalcitrante de Israel y ganar las elecciones del próximo martes. Netanyahu ha afirmado esta noche en una entrevista en el Canal 12 de televisión que si se impone en los comicios se anexionará partes de Cisjordania, territorio palestino ocupado por Israel desde 1967.

Hace cuatro años, a las puertas de las generales, el primer ministro aseguró que si salía victorioso de la contienda electoral no habría Estado palestino. Consiguió más escaños de los que vaticinaban las encuestas, pero no se sabe si gracias a este truco.

La periodista Rina Matzliah ha preguntado al primer ministro por qué no ha ordenado la anexión del asentamiento de Maale Adumim (cerca de Jerusalén) y del bloque de colonias de Gush Etzion (entre Jerusalén y Belén) durante sus diez años consecutivos al frente del Gobierno. Netanyahu ha respondido: "¿Quién dice que no lo voy a hacer?".

Colonias ilegales, según la ley internacional

Después ha subrayado que para él no hay diferencia entre colonias aisladas y bloques de asentamientos, hasta ahora los únicos que las posiciones oficiales israelíes consideraban que quedarían en territorio israelí en un acuerdo de paz con los palestinos. "¿Avanzaremos al siguiente estadio? Sí. Extenderé la soberanía, pero no distingo entre los bloques de asentamientos y los asentamientos aislados, porque cada asentamiento es israelí, y no lo entregaré a la soberanía palestina", ha recalcado Netanyahu.

Según el derecho internacional, todas las colonias son ilegales (EEUU se refiere a ellas como "ilegítimas") y la comunidad internacional las considera una amenaza para lograr que se materialice una solución al conflicto que pase por dos Estados, uno israelí y otro palestino. "Un Estado palestino pondría en peligro nuestra existencia. He aguantado una enorme presión en los últimos ocho años. Ningún primer ministro ha aguantado tanta presión. Tenemos que controlar nuestro destino", ha dicho Netanyahu en referencia al consenso internacional sobre la solución de dos Estados.

No dividirá Jerusalén

El mandatario ha dejado claro que no dividirá Jerusalén, cuya parte este está ocupada por Israel, no evacuará ninguna colonia y garantizará que Israel "controla el territorio al oeste del (río) Jordán". Netanyahu, que ve amenazada su victoria, según los sondeos, por el general retirado Benny Gantz, líder de la coalición Azul y Blanco, ha aprovechado para atribuirse el mérito de que el presidente de EEUU, Donald Trump, reconociera la soberanía de Israel sobre la parte que ocupa del territorio sirio de los Altos del Golán.

Una encuesta publicada a finales de marzo por el diario israelí "Haaretz" mostraba que el 42% de los ciudadanos de Israel está a favor de una anexión de Cisjordania, aunque sea parcial.