Ir a contenido

ELECCIONES EN EUROPA DEL ESTE

Zelenskiy y Poroshenko se disputarán la presidencia de Ucrania en la segunda vuelta

Según los sondeos a pie de urna, el popular comediante y el actual jefe del Estado han sido los candidatos más votados

Timoshenko no acepta la derrota , llama a sus seguidores a vigilar el recuento y da a entender que podría impugnar los resultados

Marc Marginedas

Volodymyr Zelenskiy. / REUTERS / Valentyn Ogirenko

Volodymyr Zelenskiy.
Falsos carnets de conducir de los candidatos presidenciales Tymoshenko, Poroshenko y Zelenskiy que se venden en el centro de Kiev (Ucrania). 

/

Los augurios demoscópicos se hicieron realidad. El comediante Volodymyr Zelenskiy y el presidente saliente Petró Poroshenko se disputarán la presidencia de Ucrania en la segunda ronda de las elecciones que tendrá lugar el próximo 21 de abril, según los sondeos a pie de urna difundidos al cierre de los colegios electorales. De acuerdo con estas proyecciones, realizadas hasta las seis de la tarde, Zelenskiy habría recabado alrededor del 30% de los votos, mientras que el actual jefe del Estado un 17,8%. Estas predicciones, de confirmarse, dejarían fuera de la liza electoral a la exprimer ministra Yulia Timoshenko, la tercera candidata en discordia, a quien conceden tan solo el 14,2% de los votos.

Las reacciones no se han hecho esperar en cuanto los datos fueron difundidos. "Esto no es más que un primer paso hacia una gran victoria", ha proclamado Zelenskiy, eufórico, en la sede de su campaña en Kiev. "Una nueva vida va a empezar, una vida donde no habrá corrupción, donde no habrá sobornos....una vida en un nuevo país, en el país de nuestros sueños", ha destacado.

Falta de decisión

Poroshenko, consciente de las críticas contra él por su escasa resolución mostrada durante los últimos cinco años a la hora de luchar contra la corrupción, ha adoptado un tono de humildad a la hora de valorar los resultados. "No siento ninguna euforia; entiendo la señal que la sociedad ha dado al Gobierno actual", ha destacado. En su intervención, ha tenido palabras para las generaciones más jóvenes, el segmento de población en el que más ha cundido el desengaño por las promesas incumplidas tras la revolución de Maidán en el 2014. "Entiendo las razones de vuestro desafecto; os oigo y os pido que me escuchéis también; todo lo que hemos hecho durante los últimos cinco años es para los jóvenes, para la futura generación", ha concluido.

Por su parte Timoshenko, la gran derrotada de la jornada, se ha negado a aceptar los resultados y ha aireado sospechas de manipulación electoral, instando a sus seguidores a seguir de cerca el recuento de votos. "Id a los colegios y defended el resultado final", ha conminado. Según las cifras que manejaba su partido, su candidatura se hallaba en segunda posición, con alrededor del 20% de los votos.

La aspirante presidencial y líder del partido Baktivschyna no ha hecho más que repetir unos argumentos esgrimidos durante toda la campaña electoral, marcada por las acusaciones de fraude, manipulación y compra de votos. El hecho de que fuerzas ultranacionalistas ejercieran de observadores electorales inquietó a muchos representantes internacionales, que en sus reuniones con Poroshenko en los días previos a los comicios le habían reiterado una y otra vez la necesidad, ante todo, de respetar la limpieza de las votaciones.   

Sin incidentes

La jornada electoral se desarrolló sin incidentes dignos de mención. Los colegios electorales, eso sí, no abrieron sus puertas en Donetsk y Lugansk, bajo control de las milicias prorrusas, una circunstancia que priva a las muy escasas formaciones y candidatos que defienden un acercamiento a Moscú de un porcentaje importante de los apoyos de que disponían antes de la revolución de Maidan y del inicio de la guerra. Y es que la cuestión de las relaciones con Rusia, percibida como la gran enemiga del país, ha generado una suerte de consenso nacional, ya que ninguno de los tres principales candidatos defiende una aproximación a Moscú. Tan solo Yuri Boiko, exviceprimer ministro y ministro de Energía, candidato de la prorrusa Plataforma Opositora, propugna reparar las relaciones con el Kremlin e iniciar conversaciones con los líderes de la rebelión en Donetsk y Lugansk.  

Los electores de Crimea que aún poseeen pasaporte ucraniano pudieron depositar su voto si cruzaban la frontera. Los ciudadanos ucranianos residentes en Rusia, en cambio, no se les ha permitido votar en las sedes consulares.   

La experiencia de Poroshenko, su clara apuesta por integrar al país en la Unión Europea y en la OTAN, y su gestión del conflicto con los separatistas prorrusos, que muy arduamente ha logrado contener a dos regiones del este del país, jugará sin duda a su favor de cara a la segunda vuelta de los comicios. Pese a que, según las encuestas, tan solo un 9% de los ucranianos confían en su Gobierno, la candidatura de Zelenskiy genera gran inquietud entre los inversores extranjeros y las entidades crediticias occidentales, que contra viento y marea han mantenido su apoyo a Kiev en estos años pese a los limitados resultados en su programa de reformas.