Ir a contenido

GRAN MARCHA DEL RETORNO

Cuatro palestinos muertos en los enfrentamientos en la frontera de Gaza

Más de 40.000 personas se manifiestan frente a la valla para reclamar el fin del bloqueo israelí en la franja

El Periódico

Enfrentamientos en la frontera de Gaza con Israel en el primer aniversario de la Gran Marcha del Retorno.  / Jack Guez (AFP)

Enfrentamientos en la frontera de Gaza con Israel en el primer aniversario de la Gran Marcha del Retorno. 
Manifestantes palestinas durante las movilizaciones por el primer aniversario de la Gran Marcha del Retorno. 

/

El primer aniversario de la Gran Marcha del Retorno en Gaza (Palestina) se salda con al menos cuatro jóvenes palestinos muertos por disparos del Ejército israelí, dos de ellos menores de edadDos soldados israelís han perdido la vida, uno durante las movilizaciones y otro en una operación encubierta dentro del enclave. La multitudinaria protesta ante la valla de separación entre Gaza e Israel, con más de 40.000 asistentes, dejó de nuevo imágenes de sangre, fuego y cientos de heridos. 

Los dos menores de edad, ambos de 17 años, recibieron respectivamente un disparo en la cabeza y en el pecho por parte de soldados israelís, según informaron los servicios sanitarios de la Media Luna Roja palestina. El tercer fallecido es un joven de 21 años que perdió la vida anoche. En el intento de reprimir las multitudinarias movilizaciones de este sábado, los soldados israelís han disparado contra los manifestantes, dejando a 244 personas heridas, una cincuentena de ellas por impacto de munición real

Primer aniversario

Las protestas semanales por la Marcha del Retorno cumplían este viernes su primer aniversarioTodos los viernes desde el 30 de marzo del 2018 los gazatís se acercan a la frontera con Israel pidiendo el retorno de los refugiados palestinos y el fin del bloqueo israelí sobre la franja, impuesto desde el 2007. 

En las marchas de este viernes, miles de manifestantes se congregaron en distintos puntos a lo largo de la verja fronteriza, donde hubo algunos grupos que lanzaron piedras, quemaron neumáticos y arrojaron artefactos explosivos contra la valla, según un comunicado del Ejército. Sin embargo, reconoció que la mayoría de los asistentes se mantuvo lejos de la línea divisoria, en las tiendas de los cinco campamentos centrales de las marchas. 

Testigos presenciales afirmaron que, siguiendo las directrices de la comisión organizadora, que había insistido a los asistentes en mantenerse alejados de la verja, decenas de personas con chalecos naranjas se situaron en distintos puntos para pedir a la gente que no fuera más adelante. 

Bloqueo

Estas protestas cobran más sentido que nunca para los gazatís después de una semana tensa por el lanzamiento de misiles desde la franja hacia Israel y la respuesta del Estado de mayoría judía con bombardeos sobre el territorio palestino. La población de Gaza vive al límite de la emergencia humanitaria sin agua potable, sin electricidad y sin combustible, y con elevadísimas tasas de paro.

Por otro lado, los israelíes tienen que acudir a las urnas en apenas diez días en unas elecciones que pueden acabar castigando al presidente Benjamin Netanyahu por su imputación en tramas de corrupción. 

Además, las movilizaciones de esta semana coinciden con la estancia estos días en la franja de Gaza de una delegación egipcia, que media entre Israel y las fuerzas palestinas del enclave para evitar un nuevo pico de violenciaLos mediadores egipcios acompañaron al jefe del movimiento islamista Hamás, Ismail Haniyeh, a observar la situación sobre el terreno en un punto de las marchas. 

Desde el inicio de las manifestaciones en marzo del pasado año, al menos 271 palestinos han muerto por fuego israelí, 195 en las marchas y 76 en otros incidentes violentos, según cifras de la oficina de asuntos humanitarios de la ONU en los territorios ocupados (OCHA).  Israel, que se mantiene en alerta en el perímetro fronterizo con un refuerzo de tropas, ha acusado a Hamás, que gobierna de facto en la franja, de instrumentalizar las protestas para cometer atentados en territorio israelí