Ir a contenido

Así se define el terrorista Brenton Tarrant: "Un hombre blanco común"

La cuenta de la red social desde la que se retransmitió el vídeo en directo de la matanza llevaba un nombre similar a otra de Twitter en la que el supuesto autor había subido un manifiesto racista

Asegura que actuó para vengar "miles de muertes causadas por invasores extranjeros"

El Periódico

Brenton Tarrant, el autor del ataque de Nueva Zelanda que ha retransmitido la matanza.

Brenton Tarrant, el autor del ataque de Nueva Zelanda que ha retransmitido la matanza.

"Un hombre blanco común". Esta es la simple definición con la que se ha descrito uno de los atacantes de las mezquitas de Nueva Zelanda en la que han sido asesinadas 49 personas este viernes de madrugada. Brenton Tarrant, de 28 años, ha llevado a cabo, junto con otros tres terroristas, la peor matanza de la historia del país del suroeste del océano Pacífico. 

Tarrant, un ciudadano australiano cuyos padres tenían ancestros escoceses, irlandeses e ingleses, según ha explicado él mismo en un manifiesto compartido en su cuenta de Twitter, transmitió la matanza a través de Facebook Live. 

 [Siga aquí en directo la última hora de la masacre en Nueva Zelanda.]

La cuenta de la red social desde la que se retransmitió el vídeo en directo llevaba un nombre similar a otra de Twitter en la que el autor había subido un manifiesto racista, según ha informado la agencia AFP. Ambas cuentas han sido borradas, según ha explicado la policía, aunque los vídeos y el texto todavía pueden encontrarse en Internet dada la velocidad con la que se han compartido. 

Tal y como ha podido comprobar la cadena ABC Australia, Tarrant había trabajado como entrenador personal en un gimnasio en Nueva Gales del Sur, en la ciudad de Grafton, entre el año 2009 y el 2011. Según ha contado la directora del centro deportivo, Tarrant fue empleado del centro hasta que se fue a recorrer Asia y Europa con lo que había ahorrado. 

Tracey Gray, la directora del gimnasio, ha definido a Tarrant como "un entrenador personal muy entregado", y ha explicado que el terrorista incluso había particiapdo en un programa de entrenamientos gratuitos para niños de la ciudad, algo que según Gray "le encantaba". 

"Creo que algo debió cambiarle durante su viaje al extranjero", ha asegurado Gray, que ha explicado también que Tarrant jamás le mostró ningún interés especial en las armas. 

Según el primer ministro de Australia, Scott Morrison, este hombre es un "terrorista" de extrema derecha. Tarrant publicó también a través de redes sociales un manifiesto en el que explicaba los motivos racistas y xenófobos del ataque. El documento, de más de 70 páginas, llevaba por título "El Gran Reemplazo", y señala que se trata de un acto terrorista y que uno de los motivos de la matanza es la creación de "una atmósfera de miedo" contra los musulmanes.

Imagen de un chaleco antibalas colgada en Twitter por el atacante  / TWITTER (REUTERS)

El manifiesto, según la investigación, fue escrito por el tirador, que se describe a sí mismo como "un hombre blanco común y corriente, de 28 años. Nacido en Australia de una familia de clase trabajadora y de bajos ingresos, que ha decidido tomar una medida para segurar el futuro de su gente".

La cadena australiana SBS News, ha añadido que el manifiesto explica que Tarrant "llegó a Nueva Zelanda para vivir temporalmente". Relata que finalmente planeó el ataque y se entrenó para llevarlo a  término.

Foto de munición colgada en Twitter por el atacante. / TWITTER (REUTERS)

El autor no menciona cuánto tiempo vivió en Australia. Explica que tuvo una infancia "normal" y que tenía poco interés en la educación. Bajo el encabezado "¿Por qué llevaste a cabo el ataque?" Dice que fue para vengar a "miles de muertes causadas por invasores extranjeros".

Similar a la matanza de Breivik en Noruega

El ex analista de políticas de inteligencia y defensa Paul G. Buchanan ha declarado a SBS News dijo que el tiroteo es "un caso clásico de extremismo de derecha, terrorismo de derecha".

Le dijo a SBS News que el manifiesto le recordaba al terrorista noruego Anders Behring Breivik.