Ir a contenido

POR CONSPIRAR CON RUSIA

Condenado a un total de siete años de cárcel el exjefe de campaña de Trump

Paul Manafort fue condenado a casi 4 años más por fraude fiscal y bancario hace tan solo uan semana

Ricardo Mir de Francia

Manafort fue despedido de la campaña de Trump el 19 de agosto de 2016.

Manafort fue despedido de la campaña de Trump el 19 de agosto de 2016. / AFP

El zurrón de Paul Manafort sigue llenándose de años a la sombra. El veterano lobista y exjefe de campaña de Donald Trump ha sido condenado a 43 meses de prisión por dos cargos de conspiración que incluyen una retahíla de delitos, desde lavado de dinero a obstrucción a la justicia pasando por ocultación de su trabajo como lobista para clientes extranjeros. Esta última sentencia llega menos de una semana después de que Manafort fuera condenado en Virginia a otros 47 meses de cárcel por varios crímenes financieros, por lo que acumula ya una pena de siete años y medio de prisión. Podría no quedar ahí la cosa porque pocos minutos después de que se pronunciara su sentencia en Washington, un tribunal neoyorkino lo acusó de fraude hipotecario en una nueva causa que tendrá que enfrentar desde la cárcel.

“Es difícil sobrestimar el número de mentiras, las dimensiones del fraude y la cantidad de dinero involucrado”, ha dicho la jueza Amy Jackson al pronunciar la sentencia. “No hay duda de que el acusado sabía a ciencia cierta lo que estaba haciendo”. Los delitos cometidos por Manafort, que imploró a la jueza que no le separara de su mujer y agravara las tribulaciones de su familia, están relacionados con el trabajo que hizo hace una década en Ucrania, antes de comenzar a trabajar para Trump. El lobista cobró más de 50 millones de dólares del partido proruso del expresidente Viktor Yanukovych y el oligarca ruso Oleg Deripaska, un dinero que ocultó en paraísos fiscales y no declaró al fisco. 

Durante el juicio, la jueza concluyó también que Manafort mintió a las autoridades después de haber llegado a un acuerdo con la fiscalía para cooperar en la investigación de la trama rusa que conduce el fiscal especial Robert Mueller. “Se ha pasado una parte significativa de su carrera engañando al sistema”, dijo Jackson. La única esperanza que le queda al lobista para no envejecer entre rejas reside en la postura que adopte la Casa Blanca. En varios momentos se ha especulado con que Trump podría indultar a Manafort, al que siempre ha jaleado por negarse a cooperar con las pesquisas de Mueller. Tras conocerse esta última sentencia, el presidente dijo que no ha pensado en indultarlo, pero tampoco lo ha descartado. 

Temas: Donald Trump