Ir a contenido

UN DIVORCIO COMPLICADO

El fiscal británico rebaja las mejoras del acuerdo de May sobre el 'brexit'

Geoffrey Cox advierte de que los nuevas garantías en el acuerdo de salida no eliminan el riesgo de permanecer atrapado en la salvaguarda irlandesa

Conservadores pro-brexit y unionistas noirlandeses anuncian que no apoyarán el acuerdo

Begoña Arce

El fiscal general británico, Geoffrey Cox.

El fiscal general británico, Geoffrey Cox. / SIMON DAWSON (REUTERS)

El fiscal general británico, Geoffrey Cox, ha advertido de que los nuevos documentos sobre el ‘brexit’ añadidos el lunes tras la visita de Theresa May a Estrasburgo"reducen el riesgo" de que el Reino Unido permanezca indefinidamente vinculado a la UE en la salvaguarda de la frontera irlandesa, pero el "riesgo legal no ha cambiado”.

En su veredicto, Cox deja claro que el Reino Unido no podrá dejar unilateralmente la salvaguarda, “si surgen diferencias irreconciliables” con  la Unión Europea. Sus conclusiones, cruciales para el voto de los conservadores euroescépticos y los unionistas norirlandeses,  son un golpe para la primera ministra y su aspiración a lograr esta noche el respaldo de los parlamentarios para su acuerdo sobre el ‘brexit’. Tanto el grupo de ultraconservadores  del European Research Group, que cuenta con medio centenar de miembros, como la dirección del Partido Unionista Democrático (DUP), han pedido que no se apoye el pacto, lo que presagia otra sonada derrota para la primera ministra.  

El dictamen fue divulgado horas antes de que la Cámara de los Comunes vote -a partir de las 19.00 GMT- el acuerdo "mejorado", según May, del 'brexit' después de que el texto original fuese rechazado por los diputados el pasado 15 de enero.

Muchos parlamentarios habían manifestado la inquietud sobre la salvaguarda, que establece que el Reino Unido permanezca en la unión aduanera y que Irlanda del Norte también esté alineada con ciertas normas del mercado único, hasta que se establezca una nueva relación comercial entre ambas partes, que debe ser negociada en el periodo de transición -entre este 29 de marzo y finales de 2020-.

La inquietud es que el Reino Unido permanezca atado a las normas del mercado único si Londres y Bruselas no llegan a un acuerdo comercial en ese periodo de transición.