Ir a contenido

EL FUTURO DE LA UNIÓN EUROPEA

May y Juncker sellan 'in extremis' un pacto del 'brexit'

La primera ministra británica celebra haber conseguido "cambios jurídicamente vinculantes" en el acuerdo de divorcio

El presidente de la Comisión Europea advierte a los diputados británicos de que no tendrán una "tercera oportunidad" si rechazan este pacto

Silvia Martínez / Begoña Arce

La primera ministra británica Theresa May, el 10 de marzo del 2019. 

La primera ministra británica Theresa May, el 10 de marzo del 2019.  / Daniel Leal Olivas (AFP)

A menos de 24 horas de una nueva ronda de votaciones clave en Westminster, la primera ministra británica, Theresa May, ha vuelto a cruzar -por undécima vez desde el inicio de las negociaciones- el Canal de la Mancha para intentar salvar su pacto del 'brexit'. La cita ha sido esta vez en Estrasburgo donde ha sellado in extremis con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, un acuerdo que incluye garantías adicionales de que el mecanismo de salvaguarda para evitar el regreso de una frontera física a la isla de Irlanda será temporal y que el Reino Unido no quedará atrapado indefinidamente en la unión aduanera.
 
“Nuestro acuerdo proporciona aclaraciones significativas y garantías legales sobre la naturaleza de la salvaguarda”, ha explicado el presidente de la Comisión Europea tras esta última negociación relámpago en Estrasburgo, recordando que es la tercera reunión que mantiene en el último mes con la primera ministra británica. “En política a veces tienes segundas oportunidades pero no habrá una tercera”, ha advertido a los diputados que deberán pronunciarse de nuevo este martes en la Cámara de los Comunes. “No habrá nuevas negociaciones. Este es el acuerdo”, ha zanjado.

El acuerdo del 'brexit' no ha sido reabierto ni renegociado. Tampoco se modifica el mecanismo de salvaguarda para proteger el Acuerdo de paz de Viernes Santo. Pero con las aclaraciones "legalmente vinculantes" obtenidas, Theresa May espera poder evitar una nueva derrota que podría terminar con la poca credibilidad que le queda tanto en casa como en la esfera europea. "Es difícil dar una mano a la gente que está con las dos en los bolsillos", reprochaba este lunes el primer ministro danés, Lars Loekke, ante las dificultades a las que se han encontrado los gobiernos europeos para resolver esta grave crisis política.

Solución de desbloqueo

La solución que ha permitido desbloquear la negociación se ha presentado como un instrumento jurídico, que garantizará que el mecanismo de salvaguarda diseñado para evitar el regreso de una frontera dura a la isla de Irlanda, y que obligaría al Reino Unido a permanecer en la unión aduanera en caso de activarse y a no poder negociar sus propios acuerdos comerciales, no sea indefinido. Según May, el acuerdo garantizará que esa red de seguridad no será permanente gracias a un sistema de arbitraje que les protegerá de cualquier mala fe por parte de la UE y que, en última instancia, les permitiría suspender la aplicación de forma “unilateral y proporcional”.

"Con los cambios vinculantes queda claro que será temporal y que si se aplicase también garantizaríamos alternativas (tecnológicas) como pidió el Parlamento", ha explicado May al término de su visita relámpago a la capital alsaciana en la que ha estado poco más de dos horas. Juncker, por su parte, ha vuelto a dejar claro que el mecanismo es una póliza de seguros necesaria y que como toda póliza está hecha para no ser utilizada y si hiciera falta “jamás será una trampa” porque si alguna de las partes actúa de mala fe “hay una vía legal para salir” ha explicado. “Hemos negociado durante mucho tiempo. Nos hemos acercado milímetro a milímetro y esta es la mejor solución posible”, ha resumido el luxemburgués subrayando por activa y pasiva que es “este acuerdo o el 'brexit' podría no tener lugar”.

Declaración unilateral

El acuerdo también incluye una declaración unilateral de Reino Unido en la que se reserva el derecho a abandonar la salvaguarda de forma unilateral si las futuras negociaciones comerciales con la UE no llegan a buen puerto. La incógnita a estas horas es si este paquete de declaraciones y compromisos será suficiente para convencer a los diputados británicos de que viren la dirección que tomaron en enero pasado cuando tumbaron el acuerdo. Por si acaso Juncker ha vuelto a decir alto y claro que esta es la última vez que reinterpretan los acuerdo sobre la mesa. “No habrá más interpretaciones de las interpretaciones ni más garantías sobre las garantías si la votación fracasa”, ha zanjado.

Junto a los documentos publicados por la Comisión EuropeaJuncker ha hecho pública una carta dirigida al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, en el que expone las garantías adicionales puestas por escrito y acordadas entre los equipos negociadores de Londres y Bruselas y en la que recomienda a los líderes de la UE la aprobación en la próxima cumbre del 21 y 22 de marzo. “Recomiendo que el Consejo Europeo avale estos documentos si hay un voto positivo en la Cámara de los comunes”, señala Juncker que también advierte de que si el Reino Unido no completa la salida antes de las elecciones europeas del 26 de mayo tendrá que participar en los comicios europeos.