Ir a contenido

COMPARECENCIA EN EL CONGRESO

Cohen acusa a Trump ante el Congreso de conducta criminal como presidente

Asegura que el presidente le hizo mentir en público y a la primera dama sobre el pago para silenciar a Stormy Daniels

Idoya Noain

Michael Cohen, exabogado del presidente estadounidense, Donald Trump, testifica ante la Camara de Representantes este miércoles  en Washington  

Michael Cohen, exabogado del presidente estadounidense, Donald Trump, testifica ante la Camara de Representantes este miércoles  en Washington   / SHAWN THEW (EFE)

En más de dos años de presidencia de Donald Trump ha habido incontables momentos fuera de lo corriente, explosivas revelaciones de trabajos periodísticos y casos criminales nacidos de la investigación especial que dirige el fiscal especial Robert Mueller sobre la injerencia de Rusia en las elecciones presidenciales y sus derivadas. Pocos momentos, no obstante, han sido tan extraordinarios y reveladores como los vividos este miércoles en el Congreso durante la comparecencia de Michael Cohen, el exabogado personal de Trump, que ha acusado al presidente de haberle instado a mentir en público y a la primera dama, una vez que ya ocupaba la Casa Blanca,  sobre el pago que se hizo antes de las elecciones a la estrella pornográfica Stormy Daniels para silenciarla sobre su supuesta relación sexual.

Cohen ha aportado un cheque que recibió en agosto de 2017 de la cuenta personal de Trump firmado por el presidente y también otros firmados por Allen Weisselberg, consejero financiero de la Organización Trump y Donald Trump Jr. para corroborar que recibió de forma fragmentada la devolución de lo pagó a Daniels, una forma de intentar silenciar la implicación del presidente en la potencial violación de leyes de financiación de campaña. Además, ha asegurado que el presidente le hizo mentir a Melania Trump.

Wikileaks y la reunión en la Torre Trump

La explosiva revelación ha sido la más significativa pero no la única en la comparecencia de Cohen ante el comité de control de la Cámara Baja, controlada desde enero por los demócratas. Y el antiguo letrado (al que el martes el colegio de abogados retiró la licencia) ha apuntado, entre otras cosas, que durante la campaña Trump supo de antemano que Wikileaks iba a hacer públicos miles de correos electrónicos de los demócratas que impactaron negativamente a Hillary Clinton, asegurando que fue testigo presencial de una llamada de Roger Stone en la que este informó a Trump.

Asimismo, Cohen ha dicho haber presenciado una conversación entre Trump y su hijo mayor que demostraría que el entonces candidato estaba informado de la reunión organizada en la Torre Trump con una abogada rusa en la que se prometió darles información comprometedora sobre Clinton.

Retransmitida en directo por televisión, robando en Estados Unidos toda la atención a la cumbre en Vietnam de Trump con Kim Jong-un, la comparecencia de Cohen ha sido una sesión de tintes históricos, intensa y con una marcada división partidista en la que los republicanos se han centrado en intentar minar la credibilidad de Cohen, que en mayo entrará a la cárcel para cumplir tres años de condena pactada tras declararse culpable de varios delitos que incluyen el de haber mentido antes al Congreso, donde dio testimonio falso sobre cuándo acabaron conversaciones que mantuvo sobre la construcción de una torre Trump en Moscú. Este miércoles ha explicado públicamente que mintió para proteger a Trump y ha apuntado a que abogados de la Casa Blanca pudieron influir en su declaración falsa. Aunque no ha acusado directamente a Trump de haberle urgido a mentir, ha explicado que “dejó claro que quería que mintiera”. “Habla en código y yo lo entiendo porque he estado a su lado una década”, ha dicho

"Racista, estafador, tramposo"

Precisamente, más allá de los apuntes de actividades potencialmente ilegales de Trump, Cohen ha abierto como nadie antes públicamente de par en par las puertas desde adentro a cómo funciona Trump, de quien ha hecho un retrato demoledor como “racista”, “estafador” y “tramposo”. Y aunque ha pasado momentos de apuro bajo la presión republicana que lo define de “mentiroso patológico” que solo busca sacar partido de su antigua relación con el presidente y que sugiere que está en una vendetta porque no le dio un trabajo en la Casa Blanca, Cohen ha conseguido mantenerse en cierta forma a flote, volviendo la lupa sobre los republicanos, que no han hecho ni una pregunta sobre las potenciales actividades criminales de Trump “Hice lo mismo que están haciendo ustedes ahora por 10 años, protegí a Trump. Miren lo que me ha pasado a mí”, le ha dicho. Y ha advertido: ”La gente que le siga como yo hice ciegamente van a sufrir las mismas consecuencias que yo”.