Ir a contenido

La adolescente británica del Estado Islámico da a luz a un bebé varón

La familia joven pide "compasión" para que se le deje volver al Reino Unido desde Siria

Agencias

Shamima Begum.

Shamima Begum.

Shamima Begum, la escolar británica que junto con otras dos amigas viajó en 2015 a Siria para unirse al Estado Islámico (EI), y que ahora ya tiene 19 años ha dado a luz a un bebé, un varón, según ha dicho ella misma, que ha pedido "compasión" para que permitan volver al Reino Unido.  El abogado de la familia, Mohammed Akunjee, ha explicado que han tenido conocimiento del nacimiento pese a no tener "ningún contacto directo" con la joven y que han podido saber que tanto la madre como el bebé están "bien".

Según el letrado, la información les ha llegado a través del intermediario de un traductor presente en el campo de refugiados de Al-Hol, en el noreste de Siria, donde se encuentra la joven y fue localizada la semana pasada por un periodista de 'The Times' . Según la misma fuente, el recién nacido es un varón, fruto de su matrimonio en Siria con un  radical islámico de origen holandés

"Acabo de parir. Me encuentro muy cansada", ha dicho la propia joven a la cadena de televisión Sky News.  Residente en el barrio londinense de Bethnal Green, abandonó su país cuando tenía 15 años junto con Amira Abase, también de 15 años, y Kadiza Sultana, que por entonces tenía 16 años pero que al parecer ha muerto en territorio sirio en un ataque aéreo ruso. Localizada la semana pasada por 'The Times' , ha pedido ayuda urgente al Reino Unido que poder regresar a su país.

Proteger al bebé

La familia ha declarado  a los medios que la joven es "totalmente inocente" y que tiene el derecho de vivir en "paz y seguridad" en el Reino Unido, si bien admite  en un comunicado sentirse "asombrada" por la falta de arrepentimiento de la chica. "El bienestar del bebé de Shamima es la principal preocupación para nuestra familia, y haremos todo lo que podamos para proteger al bebé que no tiene ninguna culpa de estos acontecimientos", agrega la nota de los familiares.

En una entrevista con el diario británico "The Times", Shamima Begum habló por primera vez en Siria sobre su vida con el EI y contó que vio "cabezas decapitadas" en cubos de basura, pero que fue algo "que no le molestó". También expresó su temor entonces que el bebé que estaba por nacer pueda morir, como dos hijos que tuvo anteriormente, que fallecieron por aparente desnutrición.

El ministro británico de Interior, Sajid Javid, ya ha indicado que se pueden presentar cargos contra la joven si vuelve al país. En unas declaraciones a los medios sobre los combatientes islámicos que quieren regresar, Javid dijo: "Si tratas de volver, debes estar preparado para ser interrogado, investigado y posiblemente procesado".

En febrero de 2015, Begum y sus dos compañeras viajaron desde el aeropuerto londinense de Gatwick con destino a Turquía después de decirle a sus padres que salían de casa para dar un paseo. Una vez en Turquía, las adolescentes cruzaron la frontera a Siria y, tras llegar a la ciudad de Al Raqa, permanecieron en una casa con otras mujeres que estaban por casarse con radicales islámicos.

Según Begum, días después de llegar a Siria ella se casó con un joven holandés de 27 años que se había convertido al Islam y estuvo con él hasta hace dos semanas, cuando abandonaron la localidad de Baghuz, el último territorio del EI en el este sirio. El EI ha perdido la mayor parte del territorio que controlaba, incluidos Mosul en Irak y Al Raqa en Siria, aunque los combates continúan en el noreste sirio.