Ir a contenido

CRISIS EN FRANCIA

Un 'chaleco amarillo' pierde una mano en unos disturbios en París

El hombre cogió una granada lacrimógena lanzada por los antidisturbios con la intención de reenviarla contra los agentes y el artefacto estalló

El Periódico

En el centro de la foto, el chaleco amarillo que ha perdido una mano.

En el centro de la foto, el chaleco amarillo que ha perdido una mano. / EFE / CHRISTOPHE PETIT TESSON

Un manifestante que participaba en la protesta de los chalecos amarillos en París ha perdido una mano durante los enfrentamientos con las fuerzas del orden, cuando un grupo trataba de forzar las verjas de seguridad de la Asamblea Nacional. Según fuentes policiales citadas por la cadena "BFM TV", el hombre cogió una granada lacrimógena lanzada por los antidisturbios con la intención de reenviarla contra los agentes, pero el artefacto le estalló en la mano y se la arrancó.

Los enfrentamientos tuvieron lugar en la puerta de la Asamblea Nacional, sede del Parlamento francés, durante el 13º sábado de protestas del movimiento. Los bomberos evacuaron al herido, que según los testigos no vestía la prenda identificativa de los que se adhieren a este movimiento que se manifiesta en Francia contra el Gobierno de Emmanuel Macron desde el pasado noviembre.

La prefectura de Policía de París ha confirmado pasado el mediodía que no había detenidos hasta el momento. La protesta se ha repetido este sábado en las principales ciudades del país, como Marsella, Niza, Burdeos Montpellier, donde no se han registrado incidentes hasta ahora.

En París, la marcha recorre las principales instituciones del país, desde el Arco del Triunfo, pasando por el Ministerio de Asuntos Exteriores, la Asamblea Nacional y el Senado, a donde se dirigían tras el accidente en el que un hombre perdió la mano. 

Horizonte político

Entre tanto, y mientras los más radicales rechazan cualquier forma de representación política, los sectores más moderados siguen buscando la forma de organizarse cara a las elecciones europeas del mes de mayo. Al menos cuatro grupos que se reivindican como chalecos amarillos han manifestado su intención de constituirse en partido.

Éric Drouet, el rostro más visible del sector radical, se ha apresurado en descalificarlos al estimar que no representan al movimiento. "Tienen toda la libertad a presentarse a título personal, pero no con el nombre de los 'chalecos amarillos', por eso les hemos pedido que retiren esa denominación", ha comentado este camionero de 33 años.

La promotora de una de estas listas para las próximas europeas, Ingrid Levavasseur, se reunió esta semana en Italia con el líder del Movimiento 5 Estrellas (M5S), Luigi Di Maio, que tantea una posible alianza. Ese encuentro ha precipitado un conflicto diplomático entre Italia y Francia, que llamó a consultas a su embajador en Roma.