Ir a contenido

POLÍTICA XENÓFOBA

Un refugiado gana el mayor premio literario de Australia con un libro escrito por Whatsapp

El periodista kurdo Benrouz Boochani está recluido en una isla papú esperando destino

Isla de Nauru, una de las muchas que acoge a los refugiados que Australia no acepta.

Isla de Nauru, una de las muchas que acoge a los refugiados que Australia no acepta. / AP

El periodista kurdo iraní Behrouz Boochani, recluido en la isla papú de Manus a la espera de ser acogido por un tercer país, ha ganado el premio literario Premier de Victoria, el de mayor dotación en Australia, un hecho que ha calificado como "una victoria para la humanidad".

"Es una victoria contra el sistema que nunca nos reconoció como seres humanos", dijo Boochani a la cadena ABC después de que ser proclamado ganador en la categoría de no ficción con el libro "Sin amigos, solo las montañas: Escribiendo desde la prisión de Manus" (No Friend But the Mountains: Writing from Manus Prison).

El texto, escrito a través de mensajes de wasap, relata la experiencia del periodista en el centro para inmigrantes que Australia tiene en Manus, en el que quedó detenido en 2013.

El centro de detención cerró en 2017, pero Boochani forma parte de un grupo de unos 600 hombres que permanecen en la isla en campos de refugiados sin poder ir a Australia, que rechaza acoger a los migrantes que intentaron entrar al país por vía marítima.

Excepción a las bases

"Es la voz de testigos, un acto de supervivencia y una narración de primera mano, un llanto de resistencia, un vivo retrato de cinco años de encarcelamiento y exilio", destacó The Weeler Centre, que organiza este prestigioso premio literario.

Los organizadores hicieron una excepción con Boochani, que ganó más de 18.112 dólares (15.835 euros) por el premio, ya que los concursantes solo pueden ser residentes permanentes o ciudadanos australianos.

Australia retomó en 2012 su política de detención de los "sin papeles" en terceros países y en unas condiciones que han sido denunciadas por organismos internacionales, entre ellos la ONU.

Muchos de los refugiados y solicitantes de asilo que intentaron entrar en Australia por vía marítima han huido de conflictos como los de Afganistán, Darfur, Pakistán, Somalia y Siria, y otros han escapado de la discriminación, como la minoría rohinyá en Birmania (Myanmar) o la bidún en la región del Golfo.