Ir a contenido

CONFERENCIA EN EEUU

Torra reclama la mediación internacional en su segundo viaje a EE UU

El 'president' asegura en California que el pueblo catalán no aceptará una eventual condena a los líderes del 'procés'

Ricardo Mir de Francia

FOTO: RUBÉN MORENO / VÍDEO. EFE

El independentismo catalán sigue buscando complicidades fuera de las fronteras españolas ante las fechas complicadas a las que se enfrenta con el inicio inminente del juicio contra los líderes del ‘procés’. En su segundo viaje a Estados Unidos desde que asumió la presidencia de la Generalitat, Quim Torra ha definido el proyecto soberanista como una lucha por los derechos civiles y ha vuelto a reclamar la mediación internacional cómo única vía para desatascar el conflicto catalán. “Solo el poder de la presión internacional forzará al Estado español a sentarse en la mesa de negociación”, dijo el ‘president’ en la Universidad de Stanford. En su discurso definió a Catalunya como una nación “abierta” y “democrática”, en contraste con una España “represiva” que “nunca completó la transición hacia la democracia” desde el franquismo.

Torra había sido invitado por el Instituto Martin Luther King, el mismo que hace unos meses le reprochó que explotara la memoria del reverendo King para equiparar la lucha del independentismo catalán con el movimiento de los derechos civiles en EE UU, que sirvió para acabar con la segregación y el racismo institucionalizado contra la población negra. Un día después de aquel artículo publicado en ‘El Confidencial’, el director del Instituto King, Clayborne Carson, matizó sus palabras, dijo que algunas fueron tergiversadas y extendió su invitación para reunirse con los líderes independentistas. Cuatro meses han pasado desde aquella entrada en el blog de Carson y la conferencia pronunciada anoche por Torra en la sede de la institución bajo el título: “Derechos civiles y autodeterminación: una perspectiva catalana”. 

Ante una sala llena con capacidad para 120 invitados, Torra recordó la situación de los “presos políticos”, los “exiliados” y los “cientos de personas injustamente acusadas por la judicatura” española. Salpicando su discurso con varias citas del reverendo King, aseguró que Catalunya se enfrenta actualmente al más importante de sus desafíos, “la lucha pacífica y no violenta por la libertad”, una campaña que continuará “por más represión que ejerza el Estado español”. En esa línea afirmó que el pueblo catalán no aceptará una condena contra los líderes del ‘procés’ y que el apoyo de la opinión pública extranjera será fundamental en los próximos meses.  "La no cooperación con la injusticia es una obligación moral", afirmó Torra.

“A estas alturas está claro que solo una mediación internacional convencerá al ‘establisment’ español de que la solución política para Catalunya tiene que estar basada en la voluntad de su pueblo”, añadió el dirigente catalán. Esa mediación ni está ni se la espera, lo mismo que sucede con los pretendidos apoyos internacionales para el independentismo, que siguen sin materializarse años después de que el Govern apostara de lleno por internacionalizar su causa. Torra lo volvió a intentar, esgrimiendo que EE UU no solo acuñó el derecho a la autodeterminación, sino que debería defender a aquellas naciones que persiguen sus aspiraciones por la vía democrática. “En una época de creciente autoritarismo, la defensa del derecho de autodeterminación de Catalunya forma parte de los intereses de EE UU y Occidente”, dijo el ‘president’. 

El viaje de Torra tiene esta vez marcado carácter económico, pero como ya sucedió el año pasado en su visita ‘cultural’ a Washington, se aprovechará cualquier oportunidad para explicar la situación política en Catalunya. Así ha sido desde el principio. Poco después de aterrizar el domingo en San Francisco, el presidente de la Generalitat se reunió con el alcalde de Boise, capital de Idaho, el demócrata de origen vasco, David Bieter, quien le trasladó su apoyo al derecho de autodeterminación, según Torra. También mantuvo un encuentro a puerta cerrada con Francis Fukuyama, quien fuera uno de los ideólogos del movimieno 'neocon'. El miércoles, antes de que la comitiva regrese a Barcelona, tiene previstas otras dos reuniones con congresistas en Washington

Esta vez el 'president' viaja acompañado por la ‘consellera’ de Empresa y Coneixement, Àngels Chacón, así como por la nueva delegada del Govern en EE UU, Victòria Alsina, y el consejero delegado de Acció, Joan Romero. Todos ellos visitarán este martes varias empresas de Silicon Valley, empresas como la multinacional Cisco Systems