Ir a contenido

EL DRAMA MIGRATORIO

Muere un segundo niño inmigrante guatemalteco custodiado por EEUU

El menor fue dado de alta tras diagnosticarle un resfriado en un hospital, adonde fue trasladado de nuevo al empezar a vomitar

A principios de mes, una niña de siete años falleció bajo la tutela de las autoridades migratorias por deshidratación

El Periódico

Varias personas cargan hoy el féretro de la menor Jakelin Caal Maquín durante un recorrido hasta el cementerio de la comunidad de San Antonio Secortéz (Guatemala). / EDWIN BERCIÁN / EFE (ATLAS VÍDEO)

Un niño inmigrante originario de Guatemala que estaba bajo custodia del Gobierno de EEUU ha muerto este martes en un hospital del estado de Nuevo México después de haber cruzado irregularmente la frontera con México, informa la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, en inglés). En un comunicado, la CBP detalla que el pequeño, de 8 años, murió pasada la medianoche y por causas que aún se desconocen. Es el segundo menor procedente del mismo país que pierde la vida bajo la tutela de las autoridades estadounidenses en menos de un mes.

Un agente notó este lunes que el niño estaba enfermando, por lo que tanto él como su padre fueron trasladados al Centro Médico Regional Gerald Champion en Alamogordo, Nuevo México, donde el menor fue diagnosticado con un resfriado, según un comunicado de prensa de CBP.

Más tarde, se descubrió que tenía fiebre y fue retenido una hora y media más antes de ser dado de alta tras prescribirle amoxicilina --uno de los antibióticos más recetados-- e ibuprofeno, habitualmente utilizado para aliviar el dolor y bajar la fiebre. Pero el niño enfermó más gravemente por la noche, cuando empezó a vomitar, y fue trasladado de nuevo al hospital, donde murió poco después de la medianoche del día de Navidad, según informa The Washington Post.

El padre y el hijo no han sido identificados por la CBP, que ha dicho que dará a conocer más detalles "según estén disponibles y sean apropiados". 

El Congreso, informado

Como es habitual en estos casos, el Departamento de Seguridad Nacional, que controla la política migratoria y supervisa la CBP, ha informado de la muerte del menor al Congreso y al inspector de su departamento, una entidad que puede iniciar una investigación interna sobre lo ocurrido. 

El Gobierno de Guatemala también ha sido notificado y, actualmente, está prestando asistencia a la familia del niño.  La Cancillería guatemalteca ha solictiado una investigación "clara" y en "resguardo" del debido proceso acerca de la muerte del menor.

A principios de mes,  Jakelin Rosmery Caal Maquin, una niña de siete años, también de Guatemala, falleció bajo la tutela de las autoridades migratorias de EEUU supuestamente por deshidratación y tras haber cruzado ilegalmente la frontera a través de una zona desértica del estado de Nuevo México.