19 sep 2020

Ir a contenido

LOS ESCÁNDALOS DE TRUMP

Stormy Daniels, condenada a pagar 292.000 dólares a los abogados de Trump por el caso desestimado de difamación

El presidente logra una victoria legal pero sigue en apuros por el pago a la actriz porno durante la campaña

Idoya Noain

Fotos de archivo del presidente de Estados Unidos, Donald Trump y la actriz porno, Stormy Daniels. 

Fotos de archivo del presidente de Estados Unidos, Donald Trump y la actriz porno, Stormy Daniels.  / MANDEL NGAN (Getty Images)

El caso de Stormy Daniels aún puede dar muy serios quebraderos de cabeza a Donald Trump pero, de momento, el presidente se ha anotado una victoria en los tribunales. Este martes un juez federal de California ordenó a la actriz y directora de pornografía, que asegura haber mantenido una relación sexual con Donald Trump en 2006 e interpuso una demanda de difamación contra el presidente que fue desestimada en octubre, pagar 292.000 a los abogados que representaron a Trump en ese caso y otros 1.000 dólares de multa.

La decisión del juez James Otero cubre el 75% de lo que reclamaban los abogados de Trump. El magistrado ha determinado que las horas de trabajo por las que los letrados cobraron al presidente eran “excesivas” y ha dicho que no necesitaban haber pasado “tanto tiempo recopilando “pruebas no pertinentes” para el caso, como una lista con la filmografía completa de Daniels.

Fue el juez Otero quien ya desestimó hace dos meses la demanda por difamación. Esta fue presentada por el abogado de Daniels, Michael Avenatti, después de que el presidente sugiriera que la actriz había mentido cuando declaró en una entrevista que, en 2011, fue amenazada para mantenerse callada sobre la relación sexual que mantuvo con Trump. El juez dijo entonces que las declaraciones de Trump eran “hipérbole retórica” de naturaleza política protegida por las leyes de libertad de expresión. El presidente celebró la desestimación del caso con un tuit en el que llamó a Daniels “cara de caballo”.

Batallas más importantes

Para Trump, no obstante, el caso de Stormy Daniels no acaba con la decisión de Otero. La actriz tiene interpuesta otra demanda sobre el acuerdo de confidencialidad que se le obligó a firmar y, lo que es más importante aún para el presidente, este miércoles comparece en un tribunal de Nueva York para ser sentenciado Michael Cohen, que fue durante más de una década su abogado personal.

Cohen fue quien pagó en 2016, poco antes de las elecciones presidenciales, 130.000 dólares a Daniels y 150.000 a Karen McDougal, una modelo de PlayBoy que también afirma haber tenido una relación sexual con Trump, para asegurar su silencio sobre las aventuras. El proceso en su contra ha dejado claro que el abogado actuó “en coordinación con y bajo dirección” de Trump, identificado como “individuo 1”. El objetivo de los pagos era proteger “información que sería dañiña para el (entonces) candidato y la campaña”. Trump inicialmente negó saber nada, luego tuvo que reconocer haberlos organizado con Cohen.

Los pagos ahora bajo la lupa por la posibilidad de que constituyeran violaciones de las leyes de financiación de campaña. Los demócratas en el Congreso han dicho que si se prueba que violaron esas leyes Trump podría enfrentar el impeachment y, una vez que abandone la presidencia, la cárcel. Por su parte, Trump, que niega haber tenido las relaciones sexuales con Daniels y McDougal, insiste en definir los pagos a las mujeres como una transacción personal. Lo reiteraba este martes en una entrevista con Reuters. “Lo primero, no fue una contribución de campaña”, ha declarado a la agencia. “Si lo fuera, era solo civil e, incluso siendo solo civil, no hubo violación basado en lo que hicimos ¿vale?”.