Ir a contenido

crisis en bruselas

Los nacionalistas flamencos rompen la coalición de Gobierno en Bélgica

Contrarios al acuerdo migratorio de Marrakech dejan al Ejecutivo en minoría

El primer ministro, Charles Michel, reorganiza el Gabinete e intentará agotar la legislatura

Silvia Martinez

El primer minstro belga, Charles Michel.

El primer minstro belga, Charles Michel. / EFE / STEPHANIE LECOCQ

La crisis política desatada en Bélgica por la negativa de los nacionalistas de la Nueva Alianza Flamenca (N-VA) a apoyar el pacto migratorio promovido por la ONU, de carácter no vinculante, ha culminado este domingo con la salida de los ministros de la N-VA del Gobierno federal belga y la confirmación por parte del primer ministro, el liberal francófono Charles Michel, de que intentará resistir con una coalición de gobierno en minoría, con 52 de los 150 escaños de la cámara, una situación inédita en el país.

Tras un pulso que se ha prolongado toda la semana y una tentativa fallida de conciliación, el líder de la N-VA, el alcalde de Amberes Bart de Wever, daba este sábado noche un ultimátum. Si Michel mantenía su decisión de despegar este domingo en dirección a Marrakech, donde una conferencia intergubernamental suscribirá el pacto este lunes, abandonarían la coalición cuatripartita que formaban con los liberales del norte y el sur (MR y Open VLD) los democristianos flamencos del CD&V.

Michel apenas tardó unos minutos en responder a este órdago. Se reafirmó en su decisión de viajar a Marruecos y anunció acto seguido que tomaba nota de la salida de los nacionalistas de la coalición. Este domingo ha sido el rey Felipe de Bélgica quien ha aceptado la dimisión y el primer ministro ha anunciado la reorganización del gobierno, teniendo en cuenta el indispensable equilibrio lingüístico entre francófonos y flamencos, para agotar la legislatura que culmina el 26 de mayo, fecha prevista para las próximas elecciones a nivel federal.

Reparto de carteras

Para ello ha nombrado dos nuevos ministros –Pieter de Crem y Philip de Backer- y ha repartido las carteras vacantes entre los miembros del Ejecutivo. Por ejemplo, el responsable de exteriores, Didier Reynders asumirá también defensa, el de Cooperación al desarrollo Alexander de Croo finanzas y la de sanidad Maggie de Block asilo e inmigración. Un gobierno renovado con tres objetivos políticos: política socioeconómicaseguridad y justicia política climática. Michel descarta por tanto convocar elecciones anticipadas y apuesta por lidiar la crisis “con diálogo con el Parlamento.

Cuando Bélgica anunció en septiembre su apoyo al pacto, la N-VA no dijo nada. Fue a raíz de que otros países de la UE empezaron a rebelarse cuando levantó la voz, acuciado por los malos resultados en las elecciones municipales de octubre y la presión ejercida por el ultraderechista Vlaams Belang, contrario a un acuerdo que han tachado de “desastroso”, que le han llevado a moverse todavía más a la derecha en política migratoria.