Ir a contenido

fallo ¿crítico¿ de diseño

A Noruega se le hunde una fragata comprada a España

El país nordico acusa a Navantia mientras la vicepresidenta avala las explicaciones de la empresa pública española

El Periódico / Agencias

 Factoría de Navantia

 Factoría de Navantia / Navantia

La Comisión de Investigación de Accidentes de Transporte noruega informó este viernesde que se ha detectado un fallo de seguridad "crítico" en la fragata siniestrada hace tres semanas en el oeste del país y construida por la española Navantia. El fallo está relacionado con la impermeabilidad de la fragata 'KNM Helge Ingstad', sostiene en su informe preliminar la comisión, que ha enviado alertas de seguridad a la Marina noruega y a la propia Navantia para que realicen investigaciones.

A las autoridades noruegas la comisión (SHT, por sus siglas en ese idioma) les pide indagar si el error de construcción se encuentra también en las otras cuatro unidades diseñadas y fabricadas por el grupo naval español para la Marina de este país nórdico.

A Navantia la SHT le recomienda que impulse un estudio "sobre los elementos identificados en esta investigación inicial" y determine si el problema se da en otros buques, así como que notifique a "relevantes astilleros, propietarios y operadores", aconsejando "medidas necesarias para abordar la seguridad".

La comisión señala que el hallazgo "no está en conformidad con el estándar de estabilidad contra daños requerido" para las fragatas de la clase Nansen, construidas por Navantia, y asume que el fallo también afecta a los otros cuatro buques entregados por esta en su día a Noruega, por lo que pide a esa empresa que investigue ese fallo. El organismo añade que "no se puede excluir tampoco que lo mismo valga para otros buques de un diseño similar entregados por Navantia o que ese concepto de diseño se siga usando en modelos similares de barcos".

El Gobierno defiende a Navantia

Fuentes de Navantia señalan que el diseño de la fragata cumple con todas las certificaciones internacionales que se aplican a los buques de guerra y, en concreto, la reglamentación relativa a la longitud máxima de inundación que deben soportar, lo que permite al barco mantenerse a flote aunque se inunden varios de sus compartimentos.

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, ha avalado la respuesta dada por la empresa pública Navantia defendiendo su calidad en el proceso de fabricación de sus buques ante la investigación noruega que culpa a la compañía del hundimiento de una fragata tras colisionar con un petrolero el 8 de noviembre. "Navantia ha dado una respuesta bastante razonable: la construcción de esta fragata y otras cinco más es correcto desde el punto de vista del diseño y la calidad", ha manifestado Calvo tras ser preguntada sobre este asunto en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

Error en el informe inicial

La SHT detectó el error al elaborar el informe inicial sobre el accidente ocurrido la madrugada del pasado día 8 al chocar la fragata, que volvía de participar en unas maniobras de la OTAN, y un petrolero en una terminal de carga cerca de Bergen (oeste), que la comisión cree que se debe a un conjunto de factores.

La SHT alude, entre otros, a una confusión entre las luces emitidas por el carguero y la terminal, aunque advierte que son necesarias más investigaciones, también sobre la fragata, que tuvo que ser evacuada a las pocas horas por el peligro de hundimiento de la nave, encallada junta a la costa y pendiente de ser rescatada.

Inundados tres compartimentos

En un apéndice difundido a la vez que el informe preliminar, la comisión señala que la inundación de la nave ocurrió en tres compartimentos estancos: el cuarto de generadores en popa, los camarotes de la tripulación en cubierta y los almacenes.

Basándose en los daños y los documentos sobre estabilidad del buque, la tripulación concluyó que la fragata tenía un estatus de "estabilidad pobre", pero que podía ser mantenida a flote.

Pero al advertir que el agua caía desde el cuarto de generadores al de engranajes a través del hueco del eje de las hélices y que este se estaba llenando rápidamente, optaron por la evacuación.

"Se descubrió que el agua se colaba por el eje en otra sala. No eran herméticas", declaró en rueda de prensa Kristian Haugnes, de la SHT, que resaltó que la investigación está en fase preliminar y que "las circunstancias podrían ser objeto de más indagaciones".

La SHT resaltó que su objetivo no es atribuir culpas o responsabilidades civiles o criminales y que es un accidente complejo, por lo que harán falta tiempo y recursos para continuar la investigación, paralela a otra de la propia Marina noruega.

La 'KNM Helge Ingstad' es una de las cinco fragatas construidas la pasada década por los astilleros de Navantia en Ferrol y en Fene (noroeste de España) para la Armada Noruega, en un encargo valorado en total en 1.100 millones de euros.