Ir a contenido

EL DRAMA MIGRATORIO

Open Arms desafía a Italia y vuelve al Mediterráneo Central

La oenegé actuará junto a las organizaciones Sea-Watch y Mediterranea en "la frontera más peligrosa del mundo"

Alex Bustos

Los representantes de las organizaciones de salvamento Pde izquierda a derecha, Giorgia Linardi (Sea-Watch), Óscar Camps (Proactiva Open Arms) y Erasmo Palazzoto (Mediterranea), en la rueda de prensa en el Museo Marítimo de Barcelona.

Los representantes de las organizaciones de salvamento Pde izquierda a derecha, Giorgia Linardi (Sea-Watch), Óscar Camps (Proactiva Open Arms) y Erasmo Palazzoto (Mediterranea), en la rueda de prensa en el Museo Marítimo de Barcelona. / Andreu Dalmau (EFE)

Las oenegés Proactiva Open Arms, Mediterranea y Sea-Watch formarán una alianza en el Mediterráneo Central para actuar conjuntamente en el rescate de personas en alta mar.  La iniciativa contará con tres barcos, uno por cada organización implicada, y un avión de reconocimiento que complementará las tareas de rescate.

El barco Open Arms, de la organización homónima, zarpó el pasado 20 de noviembre del puerto, y este viernes también lo hacen los barcos de Sea-Watch y Mediterranea, según han expuesto las organizaciones en una rueda de prensa conjunta en el Museo Marítimo de Barcelona.

El fundador de Open Arms, Óscar Camps, ha asegurado que hacen falta más iniciativas como estas en esa zona del Mediterráneo que en el sur de España, dónde habían estado actuando en los últimos meses. Su acción conjunta, según Camps, está destinada a "cumplir con la legislación europea" y, en referencia velada a las continuas disputas con el Gobierno italiano, ha defendido su papel como parte de una desobediencia "civil" y de "obediencia a la ley del mar". 

"Estamos allí porque los gobiernos no están"

Erasmo Palazzoto, representante de Mediterranea y político italiano, ha defendido el trabajo de las organizaciones de salvamento en el Mediterráneo, que según ha concretado, se ha convertido en "la frontera más peligrosa del mundo", pues es dónde mueren más personas intentando cruzarla. 

El político ha lamentado que en Libia la situación es peor que hace dos años debido al dinero que recibe el país norteafricano para contener la inmigración. Según ha explicado, las personas que rescatan "han empeorado su condición física respecto al año pasado", algunos incluso llegando a morir incluso tras ser rescatados. Un trágico final que ha atribuido a los campos de detención en Libia, ya que allí se practican torturas y se vende a los migrantes como esclavos.

La portavoz de Sea-Watch en Italia, Giorgia Linardi, ha lamentado  las dificultades que viven las organizaciones de salvamento. El Aquarius se encuentra actualmente amarrado en Marsella sin poder acogerse a ningún pabellón que le permita navegar. Los barcos de organizaciones humanitarias se encuentran con dificultades en cualquier actividad que quieran hacer, por ejemplo cuando quieren zarpar, atracar o repostar combustible. Todo ello es parte de "una completa estrategia gubernamental y judicial destinada a hacer desaparecer la presencia de testimonios incómodos en el mar" ha relatado Linardi.