Ir a contenido

Acusaciones de corrupción

Perú y Uruguay intercambian información sobre el caso de Alan García

Después de que el expresidente peruano pidiera asilo, el gobierno peruano quiere agotar todas las vías para que no se le otorgue y pueda ir a juicio

El Periódico

Un grupo de simpatizantes apristas gritan arengas a favor del lider politico peruano Alan Garcia en los exteriores de la residencia del embajador de Uruguay en la ciudad de Lima  Peru. EFE Ernesto Arias

Un grupo de simpatizantes apristas gritan arengas a favor del lider politico peruano Alan Garcia en los exteriores de la residencia del embajador de Uruguay en la ciudad de Lima  Peru. EFE Ernesto Arias / EFE

El Gobierno peruano enviará a Uruguay toda la información sobre el caso del exmandatario Alan García, quien solicitó asilo mientras es investigado por el presunto delito de corrupción, dijo el presidente Martín Vizcarra.

El mandatario afirmó que habló el domingo pasado telefónicamente con el presidente uruguayo Tabaré Vázquez, luego de que se conociera la solicitud de asilo presentada por García horas después de que un juez le prohibió salir del país.

“Tuvimos una conversación entre 7 y 8 minutos donde le planteamos la importancia de este tema para que, respetando la decisión que tome Uruguay, pondere la posición de Perú que va a ser expuesta a través de un documento que haremos llegar a más tardar el día de mañana”, dijo Vizcarra a periodistas. La información proporcionada servirá para que Montevideo pueda “tener todos los elementos de juicio para que tomen la mejor decisión respecto al asilo”, agregó.

Expresidentes peruanos investigados

García es investigado por presuntos sobornos en la construcción de un tren en Lima por parte de la brasileña Odebrecht y por presuntamente recibir 100.000 dólares por una conferencia de un fondo oscuro de la firma.

Cuatro expresidentes de Perú están envueltos en casos de sobornos con Odebrecht. Ollanta Humala y Pedro Pablo Kuczynski encaran en el país las pesquisas, mientras que Alejandro Toledo tiene un pedido de extradición desde Estados Unidos.

Vizcarra ha afirmado que en Perú no hay persecución política, en rechazo a los argumentos del exmandatario García -de 69 años- quien afirmó que en el país hay una guerra por copar las instituciones, como la fiscalía.

Lucha contra la corrupción

El mandatario dijo que en su conversación con Vázquez le recordó que en abril se realizó una Cumbre de las Américas en Lima donde todos los jefes de Estado de la región se comprometieron a luchar contra la corrupción.

“Esa corrupción que no reconoce fronteras y por eso necesita el tratado conjunto de los presidentes para combatirla”, agregó. En tanto, decenas de policías permanecían frente a la residencia del embajador de Uruguay en Lima para evitar choques entre simpatizantes y opositores de García.

El vicecanciller peruano, Hugo de Zela, afirmó que si Uruguay concede el asilo se estaría considerando que hay persecución política en Perú, según la Convención sobre Asilo Diplomático firmado en 1954 del que ambos gobiernos forman parte.

García podría dejar Perú

De Zela explicó que el artículo XIII de ese acuerdo sostiene que, una vez otorgado el asilo, el Gobierno peruano tendrá la obligación, aunque no hay plazo definido para esto, de entregar un salvoconducto para que García abandone el país.

En rueda de prensa, legisladores del partido APRA de García -que tiene cinco de los 130 miembros del Congreso unicameral- apoyaron al expresidente y dijeron que se decidió ir por el asilo porque los fiscales estaban alistando su detención.

“Iban a amenazar su libertad de manera abusiva y totalmente política”, dijo el congresista Mauricio Mulder. Mientras que Rafael Vela, el fiscal coordinador sobre el caso Odebrecht, rechazó que se estaba preparando la detención de García y dijo que pese al pedido de asilo seguirán con sus investigaciones.