Ir a contenido

Exclusión social

Machismo, racismo y exclusión, la dura realidad de las mujeres negras en Brasil

Estas situaciones las ha obligado en muchos casos, en convertirse en líderes sociales o aspirar a un cargo dentro de la política para generar cambios

El Periódico

Participantes de un desfile de moda fundado y realizado por prostitutas a punto de empezar durante el festival ’Women of the World’ en Rio de Janeiro

Participantes de un desfile de moda fundado y realizado por prostitutas a punto de empezar durante el festival ’Women of the World’ en Rio de Janeiro / Pilar Olivares (Reuters)

La situación de las mujeres es complicada en casi todos los entornos, por lo que la necesidad de luchar contra el machismo, el racismo, la exclusión y la pobreza, es lp que motiva a las mujeres negras a participar en la política, por lo menos en Brasil, según participantes de uno de los debates del Festival Internacional Mujeres del Mundo (WOW), que concluyó en Río de Janeiro.

Los motivos que llevan cada vez más a las mujeres negras a interesarse por la política, pese a su aún mínima representación en gobiernos o legislativos, fueron discutidos en el debate "Una flor rompe el asfalto: mujeres que hacen historia en la política", una de las cerca de cien actividades del WOW, festival que se realizó por primera vez en Brasil y en América Latina desde su creación en 2010.

Incentivar a las mujeres en la política

En el debate participaron la actual diputada Benedita da Silva, la primera mujer negra elegida senadora en la historia de Brasil; la diputada federal Taliria Petrone, la activista feminista Tainá de Paulo, y, entre las voces extranjeras, Edna Adan Ismail, activista y fundadora y directora del Hospital Maternidad Edan Adan Ismail de Somalia.

En el debate en la sede del Museo del Mañana las participantes defendieron la creación de un movimiento de movilización que incentive a las mujeres a participar en política. Pero el primer desafío de ese movimiento, aclaró Petrone, es vencer el miedo que surgió tras el asesinato de la activista y concejala Marielle Franco.

La concejala y defensora de derechos humanos fue asesinada a tiros el 14 de marzo pasado en el centro de Río de Janeiro tras participar en un acto político-cultural. El asesinato se produjo un mes después de que el Gobierno brasileño decretara la intervención militar en el estado de Río, que dejó en manos de las Fuerzas Armadas el control del orden público, una medida duramente cuestionada por la activista.

Mayor participación de las mujeres

Franco denunció con frecuencia abusos policiales, lo que al parecer motivó su muerte, además de haberse convertido en una líder emblemática en la defensa de la causa de las mujeres negras, lesbianas y procedentes de favelas.

El debate en el último día del WOW terminó convirtiéndose en un homenaje a Marielle Franco, así como varios de los eventos del festival, que reunió en los últimos tres días en el centro de Río de Janeiro a miles de mujeres.

Según las participantes en el debate, las mujeres negras necesitan mayor participación en la política para que la sociedad pueda escuchar su voz de denuncia contra la discriminación y las violaciones que sufren no sólo las mujeres sino también los negros.

Brasil, con 112,7 millones de habitantes que se declaran negros o mulatos (54,9 % de la población), es el segundo país con mayor población afrodescendiente del mundo después de Nigeria. Pero de los 513 diputados federales elegidos en las legislativas de octubre pasado en Brasil, tan sólo 125 (un 24,36 %) se declararon como mulatos o negros, un número en un 5 % superior al de las elecciones de 2014.

Desigualdad y falta de oportunidades

La baja representación de los negros en el Congreso refleja las enormes desigualdades del país, ya que, según los datos oficiales, los afrodescendientes son igualmente mayoría entre los más pobres y entre las víctimas de la violencia, y los que menos tienen acceso a educación y empleo.

En cuanto a las mujeres, la bancada femenina en la Cámara de Diputados saltó desde las 51 elegidas en los comicios de 2014 hasta las 77 elegidas en octubre pasado. Pese a ese expresivo salto, la representación de las mujeres en el Congreso brasileño tan solo es del 15,15 %, ya que las diputadas y senadoras serán 90 entre los 594 miembros de ambas cámaras.

Esos porcentajes aún mantienen a Brasil como uno de los países con menor representación femenina en el Legislativo en el mundo pese a que las mujeres representan el 51 % de la población brasileña.

El número de mujeres negras en la Cámara de Diputados de Brasil subió desde 10 en las elecciones de 2014 hasta 13 este año. La creadora del WOW, la artista británica Jude Kelly, que abrió los debates, destacó el interés de las negras en Brasil por decidir su futuro pese al contexto adverso.

El WOW se celebró en Río en un momento delicado, tras la victoria en las últimas elecciones presidenciales del ultraderechista Jair Bolsonaro, un polémico diputado por sus comentarios de tinte machista y racista.