Ir a contenido

EXPECTACIÓN JUDICIAL

Alemania juzga al exguardia de un campo de concentración

La fiscalía le considera culpable de complicidad en el asesinato de cientos de personas

Johann R. niega que conociera el exterminio de hasta 65.000 prisioneros en Stutthof

Carles Planas Bou

Johann R.,  antiguo guardia del campo de concentración nazi de Stutthof, a su llegada al juicio en los juzgados de Münster (Alemania) (Por orden judicial, el rostro del acusado debe aparecer pixelado).

Johann R.,  antiguo guardia del campo de concentración nazi de Stutthof, a su llegada al juicio en los juzgados de Münster (Alemania) (Por orden judicial, el rostro del acusado debe aparecer pixelado). / FRIEDEMANN VOGEL (GETTY IMAGES)

Hacía más de dos años que Alemania no sentaba a un supuesto criminal nazi en el banquillo de los acusados. Este martes ha sido el turno de Johann R., exguardia del campo de concentración de Stutthof. A sus 94 años, este anciano se enfrenta ahora a la acusación de la fiscalía,  que le considera cómplice del asesinato de cientos de personas.

Exmiembro de las SS y originario de Rumanía, Johann R. trabajó en la seguridad de este campo entre junio de 1942 y septiembre de 1944. En 1943 se le ascendió y pasó a supervisar los destacamentos de trabajo así como a realizar tareas desde vigilancia desde las torres del campo.

Durante su estancia, un centenar de prisioneros polacos y 77 soviéticos fueron asesinados en las cámaras de gas de Stutthof mientras que varios centenares de judíos fueron ejecutados de un disparo en la nuca cerca del crematorio. Tras hablar con hasta cien testigos de la barbarie y repasar los documentos históricos, la Fiscalía le señala como colaborador. "¡Nunca fui un nazi!", aseguró el año pasado al diario Welt. Ahora deberá responder ante el tribunal regional de Münster.

Nazis fugados

Ubicado cerca de la ciudad ahora polaca nesa de Gdansk, en el campo de Stutthof los nazis asesinaron a unas 65.000 personas durante el transcurso de la Segunda Guerra Mundial. Entre 1946 y 1947 hasta 100 miembros del campo fueron juzgados en cuatro procesos realizados en Polonia. Sin embargo, hasta 3.000 oficiales de las SS pudieron esquivar la justicia.

Más de 70 años después de esos crímenes el pasado ha vuelto a perturbar a este economista jubilado y director de un colegio técnico de horticultura de Borken. Con la acusación contra Johann R. Alemania abre un nuevo capítulo en la persecución de los crímenes nazis, pues el campo de Stutthof no está considerada como parte de la maquinaria de exterminio del Tercer Reich.

Temas: Nazismo Alemania