Ir a contenido

El Eurogrupo cierra filas con Bruselas frente a Italia

Los ministros de Economía y Finanzas de la zona euro urgen a Roma a aceptar la mano tendida de la Comisión Europea y a enviar un presupuesto revisado

Silvia Martinez

La ministra de Economía, Nadia Calviño, con varios de sus homólogos en el Eurogrupo y el comisario de Economía, Pierre Moscovici (a la izquierda).

La ministra de Economía, Nadia Calviño, con varios de sus homólogos en el Eurogrupo y el comisario de Economía, Pierre Moscovici (a la izquierda). / Emmanuel DUNAND AFP

Ningún país de la Eurozona quiere entrar en guerra directa con Italia a cuenta del proyecto de presupuestos para 2019, elaborado por el gobierno de coalición de la Liga Norte y el Movimiento 5 Estrellas, y que la Comisión Europea ha tumbado en una decisión sin precedentes. Pero este lunes los ministros de Economía y Finanzas de la zona euro han cerrado filas y han dejado claro que, al igual que Bruselas, siguen esperando un proyecto que cumpla con las reglas y no vulnere la disciplina fiscal.

"Esperamos que Italia y la Comisión entablen un diálogo abierto y constructivo y que Italia coopere estrechamente con la Comisión en la preparación de un plan presupuestario revisado que esté en linea con el Pacto de Estabilidad y Creicmiento", ha avisado el Eurogrupo en una declaración tras analizar el dictamen de Bruselas del pasado 23 de octubre sobre las cuentas italianas. Y es que, lo que está en juego va más allá de las cuentas de la cuarta economía del euro. "Somos un club de reglas, que nos hacen más fuertes. Me temo que los pasos del Gobierno italiano están poniendo los objetivos en riesgo", ha alertado el eslovaco Peter Kazimir sobre las reformas que negocia la Eurozona.

La posición de la Comisión Europea no ha cambiado desde que devolviera las cuentas italianas y lanzara el primer paso en el procedimiento por déficit excesivo. Italia tiene hasta el 13 de noviembre para remitir un plan revisado porque el enviado vulnera las reglas. "Nuestra evaluación es que el plan actual se desvía sustancialmente de la decisión del Consejo que espera un ajuste estructural del 0,6% en el presupuesto" mientras que "por el contrario hay un deterioro del 0,8%", ha recordado el vicepresidente Valdis Dombrovskis.

Mano tendida

Los gobiernos de la Eurozona esperan ahora que Italia acepte la mano tendida por Bruselas y entren en una dinámica de diálogo que evite un choque frontal. "Lo importante ahora es que haya diálogo. El euro es uno de los logros más importantes y preciosos de la construcción europea. Nos protege frente a las turbulencias económicas y financieras del planeta. Es un bien común que pertenece a los 19 y somos todos responsables", ha recordado el francés Bruno Le Maire.

De momento el Gobierno italiano se niega a rectificar. Es más, los eurodiputados del M5S consideran que Bruselas debería perdonar a Italia como perdonó a España y Portugal por el desvío en el déficit público. Una posibilidad que dependerá de si Italia rectifica. "Espero y creo que tendremos una respuesta", ha indicado el comisario Pierre Moscovici. "Diálogo, diálogo y diálogo", ha reclamado. El ministro italiano, Givanni Tria, se ha limitado a señalar que en esta fase el interlocutor es la Comisión y que la fecha para responder a Bruselas es el 13 de noviembre.