Ir a contenido

Emergencia climática

Portugal: La tormenta tropical Leslie deja 28 heridos y daños materiales

Se cancelaron vuelos, eventos públicos y cerca 300.000 personas se quedaron sin luz como efectos de los fuertes vientos y las lluvias

El Periódico

Vista de un restaurante destruido en Praia da Vieira  Playa Vieira  despues del paso de la tormenta Leslie en Praia da Vieira  Marinha Grande  Portugal central. Segun los informes  los vientos alcanzaron hasta 176 km   h despues de la tormenta  EPA   PAULO CUNHA

Vista de un restaurante destruido en Praia da Vieira  Playa Vieira  despues del paso de la tormenta Leslie en Praia da Vieira  Marinha Grande  Portugal central. Segun los informes  los vientos alcanzaron hasta 176 km   h despues de la tormenta  EPA   PAULO CUNHA / LUSA

Tras su paso por Portugal, la tormenta tropical Leslie dejó 28 heridos leves, 61 desalojados y más de 300.000 personas sin suministro eléctrico, luego que el distrito más afectado ha sido el de Coimbra, lugar por el que entró el fenómeno meteorológico y Protección Civil registró casi 1.900 incidencias.

Por la fuerza de los vientos de Leslie, se registraron caídas de árboles en diversas zonas, lo que provocó accidentes de tráfico y cortes de varias carreteras; además, cerca de medio centenar de vuelos han sido cancelados y a pesar de que la agencia Lusa de noticias informó de la muerte de una persona en el municipio de Montemor-o-Velho, el Instituto Nacional de Emergência Médica (INEM) desmintió esta información y aseguró que no se registraron muertes relacionados con Leslie.

La llegada de Leslie

La tormenta tropical tocó tierra en las proximidades de Figueira da Foz, a unos 200 kilómetros al norte de Lisboa. Allí, cientos de personas quedaron retenidas en el Centro de Artes y Espectáculos tras un concierto debido a los fuertes vientos de la zona, que han llegado a ser de hasta 176 kilómetros hora, según el Instituto Portugués del Mar y la Atmósfera (IPMA).

Testigos citados por Efe hablan de importantes destrozos en la localidad, con caída de árboles y señales de tráfico arrastradas por el viento, que quebró las ventanas de viviendas en edificios altos y destrozó las estructuras de terrazas cerradas y los vidrios de los portales de acceso.

"Nunca había visto una cosa así, la ciudad parecía estar en estado de guerra, con autos aplastados por árboles caídos", ha asegurado un residente de Figueira da Foz a la agencia AFP.

Mientras que una turista española pasa unos días de vacaciones en un apartahotel, dijo que “cortaron la luz, las ventanas se movían, el edificio se movía, hasta que nos dimos cuenta de que una de las ventanas de un cuarto se estaba despegando", ha relatado a EFE. "Sacamos todo del cuarto y nos sentamos en el suelo, al lado de la puerta de salida del apartamento" antes de que fueron evacuados al garaje.

Cancelan vuelos y eventos deportivos

La tormenta, además, ha obligado a cancelar al menos 29 vuelos en los aeropuertos de Lisboa y Funchal (Madeira) y otros 12 en el aeródromo de Oporto. Las malas condiciones meteorológicas provocaron que en Lisboa se interrumpiera el tránsito fluvial entre Trafaria, Porto Brandão y Belém, las dos márgenes del río Tajo más próximas al mar y lo mismo ha ocurrido en Setúbal, donde no se podía navegar por el el río Sado, incluida la conexión con Troia.

El paso de Leslie obligó a cancelar espectáculos culturales y a aplazar una hora el Maratón de Lisboa, mientras que se suspendió la final del Europeo femenino de hockey sobre patines cuando España ganaba por 3-2 a Portugal a falta de 2:42 minutos. Mientras que la tormenta con fuertes ráfagas de viento en el exterior del pabellón de Mealhada (Aveiro) hizo que partes del techo del pabellón cayeran sobre la pista y varios cristales de las ventanas se rompieron. Las jugadoras tuvieron que refugiarse en los vestuarios.

Regiones sin energía eléctrica

Entre los principales daños ocasionados por Leslie, 200 líneas de alta y media tensión quedaron fuera de servicio, lo que originó que más de 300.000 personas se quedaron sin electricidad en todo el territorio portugués continental, aunque las zonas más afectadas eran las cercanas a Oporto, Aveiro y Ovar, según informó la compañía EDP Distribución.

Sin embargo,  "gran parte de la red" ya fue repuesta y en algunos casos, se van a instalar generadores temporales de emergencia en las zonas más críticas mientras que solucionan los problemas que aún persisten en el abastecimiento, explicó esta empresa, pero aún hay más de 100.000 personas sin luz.