Ir a contenido

NUEVA GUERRA FRÍA

El Reino Unido, Australia, Holanda y Canadá acusan a Rusia de grandes ciberataques

Culpan a Moscú de conspirar contra la "establilidad internacional" con acciones de espionaje contra sedes y personas

Las autoridades rusas califican las acusaciones de "absurdas" y las enmarcan en una campaña occidental contra Putin

El Periódico

Las autoridades presentes en la conferencia de prensa sobre seguridad celebrada en Holanda.

Las autoridades presentes en la conferencia de prensa sobre seguridad celebrada en Holanda. / BART MAAT (AFP)

Los gobiernos del Reino Unido, Australia y Canadá acusan a la inteligencia militar de Rusia de liderar varios ciberataques en los últimos años, al tiempo que Holanda ha anunciado que ha expulsado a cuatro agentes rusos que intentaban piratear la sede de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas, con sede en La Haya.

En una atmósfera de guerra fría que ha prevalecido desde el envenenamiento de un exespía ruso en el Reino Unido, las autoridades holandesas revelaron cómo los agentes rusos colocaron un vehículo lleno de equipos electrónicos en el párking de un hotel cerca de la sede de esta entidad con el objetivo de piratear su sistema informático.

"Por lo general, no revelamos este tipo de operación de contrainteligencia, pero el Gobierno holandés está extremadamente preocupado por la participación de estos agentes de inteligencia", ha dicho la ministra holandesa de Defensa, Ank Bijleveld en conferencia de prensa.

Los Países Bajos, que se beneficiaron de la cooperación de Londres, identificaron a los supuestos agentes rusos y han dicho que la operación fue coordinada por la inteligencia militar rusa (GRU, por sus siglas en ruso). Por primera vez, el GRU, y por tanto el Kremlin, también ha sido específicamente acusado por Londres, que ya le responsabiliza de ser responsable del envenenamiento del exagente doble ruso Sergei Skripal y de su hija Yulia el pasado 4 de marzo en la localidad inglesa de Salisbury

Impunidad

El Ministerio de Asuntos Exteriores británico ha denunciado en un comunicado los ciberataques "ilegales" llevados a cabo por el GRU contra el Partido Demócrata de EEUU, la Agencia Antidopaje de Deportes y el aeropuerto de Odessa, en Ucrania. Londres ha dicho que "los ciudadanos afectados en muchos países, incluida Rusia, cuestan millones de libras a las economías nacionales".

"Este tipo de comportamiento demuestra su deseo [por el Gobierno ruso] de operar sin tener en cuenta el derecho internacional o las normas establecidas, y actuar con un sentimiento de impunidad y sin considerar las consecuencias", ha dicho el jefe de la diplomacia Jeremy Hunt. "Nuestro mensaje es claro: junto con nuestros aliados, revelaremos y responderemos a los intentos de GRU por socavar la estabilidad internacional", ha señalado.

Canadá, por su lado, se ha sumado también hoy a las denuncias. En concreto señala un ciberataque contra la Agencia Mundial AntiDoping (AMA), en el 2016, con sede en Montreal, y contra el Centro Canadiense para Ética en el Deporte"El Gobierno de Canadá estima con un elevado nivel de confianza que el servicio de inteligencia del Ejército ruso, GRU, fue el responsable", ha explicado el Ministerio de Asuntos Exteriores de Canadá. Washigton ha acusado hoy a siete supuestos espías rusos de llevar a cabo el pirateo a empresas de control de dopaje en un intento de socavar los esfuerzos internacionales para exponer el escándalo de los atletas de Rusia.

Réplica

Las autoridades rusas han calificado de "absurdas" las acusaciones holandesas sobre un supuesto intento ruso de pirateo informático, según informa la agencia de noticias RIA. "No hubo ningún ataque", ha declarado a la agencia de noticias RIA una fuente anónima, que ha agegado que las acusaciones provienen de una campaña occidental contra Rusia.

"Formamos parte de las estructuras de esa organización, así que ¿por qué ibamos a hackearla? Tenemos acceso, toda su red está abierta para nosotros. Esto es absurdo", ha añadido la fuente.