Ir a contenido

ALERTA EN ASIA

El supertifón 'Mangkhut' castiga Hong Kong tras dejar medio centenar de muertos en Filipinas

El devastador fenómeno ya se encuentra en territorio chino, donde ya ha causado dos muertes y cuantiosos destrozos

Adrián Foncillas

El temporal ha azotado el país con lluvias torrenciales y rachas de viento de hasta 305 kilómetros por hora. / ATLAS VÍDEO

El tifón más potente de la veintena que recibirá este año Filipinas ha desvencijado viviendas, arruinado cosechas e interrumpido comunicaciones. Al menos 59 personas han perdido la vida, entre ellas, varios niños, y los desaparecidos se cuentan por decenas. La región montañosa de Cordillera, en el norte de Luzon, se llevó la peor parte. También ha habido muertos en Nueva Ecija, Kalinga e Ilocos Sur. El ciclón ha causado al menos dos muertos y más de 200 personas en el sureste de China, donde ya evoluciona causando numerosos destrozos, especialmente en Hong Kong.

En Filipinas, las carreteras anegadas han impedido a los equipos de salvamento acercarse a las zonas costeras por las que entró el tifón el sábado y que han sido las más afectadas. Es previsible que el recuento de víctimas aumente en cuanto las comunicaciones puedan ser restablecidas.

“Cuanto más al norte avanzamos, mayores son los daños, especialmente en la provincia de Cagayan. Casas y más casas han sido derribadas o dañadas gravemente, sin techos ni paredes. Grandes árboles han sido arrancados y los postes de electricidad se balancean con las líneas de tensión por el suelo”, ha descrito Jerome Balinton, portavoz de Save the Children, desde el noreste de Luzon. Los esfuerzos de las autoridades se dirigen ahora a la rehabilitación de las zonas devastadas. La práctica totalidad de los edificios en Tuguegarao, capital provincial de Cagayan, han sufrido daños.

Cosechas perdidas

El tifón pasó por áreas montañosas afectadas por un proceso de deforestación acusado en los últimos años que ha agravado los deslizamientos de tierras. También ha arruinado los terrenos de cultivo cuando faltaban apenas unas semanas para el inicio de la cosecha de arroz y maíz. Los agricultores se afanaron en recoger lo que pudieron en las vísperas del tifón pero no alcanzaron ni una quinta parte del total, según estimaciones de Manila. Miles de filipinos han perdido su sustento anual en un solo fin de semana.

El presidente filipino, Rodrigo Duterte, se dirigió a su país a través de la televisión. “Comparto el pesar de los que han perdido a sus seres queridos. Estos son hechos imprevistos. La industria de seguros los llama actos de Dios. No sé cómo pueden ser un acto de Dios, pero así se llaman en los seguros”, dijo el locuaz y heterodoxo presidente.

Manila no ha podido cumplir el propósito de “cero víctimas” que había anunciado la semana pasada. Las autoridades habían recibido críticas en el pasado por las insuficientes medidas de prevención contra los tifones que puntualmente acuden en la temporada del monzón.

En el recuerdo persisten los más de 7.000 muertos y desaparecidos, 16 millones de damnificados y el rastro de destrucción masiva que dejó el tifón 'Haiyan' en el 2013. El Gobierno ha ampliado las evacuaciones, mejorado el sistema de alarmas, prohibido los viajes en las zonas afectadas y preparado al Ejército. También ha contribuido a evitar mortandades pasadas que el tifón 'Mangkhut' pasara por zonas con menos densidad demográfica.

Llegada a Hong Kong

El supertifón que asola esta semana buena parte del sudeste asiático tiene una masa nubosa de 900 kilómetros y se desplaza con vientos sostenidos de 200 kilómetros por hora y ráfagas que superan los 250 kilómetros por hora. Este mediodía alcanzó Hong Kong, donde las autoridades habían alertado de la “alta amenaza” que supone para los vecinos de la excolonia.

La macrociudad, uno de los pulmones económicos de Asia, ha detenido su pulso vibrante. La mayoría de las tiendas y servicios públicos han cerrado y más de 800 vuelos han sido cancelados en el aeropuerto internacional. Los hongkoneses han recibido instrucciones para quedarse en casa y alejarse de las ventanas. Varios miles fueron evacuados el sábado de las zonas costeras. La prensa ha informado de vientos huracanados que han roto ventanas y levantado techos. También de restaurantes y hoteles inundados por las lluvias que acompañan al 'Mangkhut'.

Cierre de colegios en China

Según informaciones de la agencia estatal Xinhua al menos 213 personas resultaron heridas en la ciudad de Hong Kong, que ha estado todo el día bajo alerta máxima aunque ya ha reducido su gravedad de 10 a 8 (en una escala de 10).

El ojo de 'Mangkhut' azotó toda la mañana de este domingo Hong Kong y se quedó a 100 kilómetros de la ex colonia británica, mientras que aterrizó por la tarde (mañana en horario español) en la costa de la ciudad de Jiangmen (Guangdong) con vientos de hasta 162 kilómetros por hora, según la estación meteorológica provincial.

0 Comentarios
cargando