Ir a contenido

VÍNCULOS INTERNACIONALES

Irán presiona a Europa para que salve el acuerdo nuclear, tras la marcha de Total

El gigante petrolero francés se suma a otras empresas que han dejado de hacer negocios con Teherán tras las nuevas sanciones de EEUU

El Periódico

Una bandera del gigante petrolero francés, Total. 

Una bandera del gigante petrolero francés, Total.  / CHARLES PLATIAU (REUTERS)

Teherán ha dicho que Europa debería acelerar sus esfuerzos para salvar el acuerdo nuclear del 2015 entre Irán y las grandes potencias mundiales, ya abandonado el pasado mayo por el presidente estadounidense, Donald Trump. Las declaraciones llegan juntas con la confirmación de que el grupo petrolero francés Total ha retirado oficialmente un importante proyecto en el país

Las negociaciones para evitar el colapso entre los signatarios restantes, los miembros de la Unión Europea (Reino Unido, Francia y Alemania) además de China y Rusia, están sufriendo las decisiones de Washington, según las cuales cualquier empresa que trate con Teherán no podrá hacer negocios con Estados Unidos. "Los europeos y los otros signatarios del acuerdo están intentando de salvarlo, pero el proceso ha sido demasiado lento. Debe acelerarse", ha dicho el portavoz del Ministerio de Relaciones ExterioresBahram Qasemi

Acuerdo defectuoso 

Los estados europeos han hecho todo lo que pusieron para asegurarse que el país persa permaneciera en el acuerdo, calificado de "profundamente defectuoso" por Trump. Washington impuso nuevas sanciones a Irán en agosto, perjudicando al sector energético, al comercio de oro y otros materiales preciosos, a la industria automotriz y a la compra de dolares estadounidenses. Las potencias europeas, China y Rusia se han comprometido a trabajar para alentar a sus empresas a continuar los negocios con Irán. La UE ha tomado medidas para contrarrestar las renovadas sanciones estadounidenses, entre ellas la prohibición de que los ciudadanos comunitarios cumplan con ellas o con sentencias judiciales relacionadas. Sin embargo, la amenaza de las sanciones ha llevado a muchas compañías a retirarse del país persa. 

El ministro de Petroleo iraní, Bijan Namdar Zanganeh, anunció que la francesa Total ha oficialmente dejado un contrato para desarrollar el proyecto South Pars Gas. "El proceso para reemplazas (Total) con otra empresa está en marcha", dijo el político en la televisión estatal. Funcionarios iranís ya han sugerido que la empresa estatal china CNPC podría hacerse cargo de la participación de total en el proyecto, elevando su interés a más del 80% desde el 30% actual. Las industrias de automóviles, PSA, Renault y Daimler, también están entre los que han suspendido o abandonado sus planes de invertir en Irán, tanto como Deutsche Bahn y Deutsche Telekom. 

Firme rechazo 

Washington, por su parte, dijo que la única manera para Irán de evitar la sanciones sería aceptar la oferta de Trump de negociar un acuerdo más estricto, pero Teherán rechazó firmemente la propuesta. Estados Unidos prevé imponer más sanciones en noviembre, apuntándolas a la venta de petróleo y al sector bancario iraní. La moneda iraní, el rial, ha perdido aproximadamente la mitad de su valor desde el pasado abril y la économia del país sigue siendo muy debil