Ir a contenido

Italia deja de atender las llamadas de las oenegés

Öscar Camps denuncia que 1000 personas "están a la deriva y sin chalecos" en el Mediterráneo

AGENCIAS / BARCELONA

Inmigrantes rescatados en aguas internacionales del Mediterráneo a bordo del ’Lifeline’, en junio del 2018.

Inmigrantes rescatados en aguas internacionales del Mediterráneo a bordo del ’Lifeline’, en junio del 2018. / MISSION LIFE

Italia cerró el sábado la puerta a todas las oenegés que salvan vidas en el Mediterráneo y no piensa volverla a abrir, delegando en las autoridades libias la coordinación de las operaciones de rescate.  Óscar Camps, fundador de la oenegé Proactiva Open Arms, ha informado que el Centro Nacional de Coordinación de Rescate Marítimo de Roma ha rechazado la ayuda del 'Open Arms' para rescatar en aguas internacionales a un millar de personas "a la deriva y sin chalecos". 

"A las 12.40 comunicamos con MRCC (Centro de Coordinación de Rescate Marítimo de Roma) atendiendo a sus siete llamadas generales para rescatar en aguas internacionales a 1.000 personas a la deriva y sin chalecos. Su respuesta: 'No necesitamos vuestra ayuda" ha lamentado Camps. El fundador de Proactiva ha denunciado: "Vamos a presenciar la mayor devolución masiva en caliente de la historia del Mediterráneo, será por la fuerza y contra su voluntad".

El sábado, la Guardia Costera de Roma publicó una ordenanza en la que invitaba a todas las oenegés que operan en el Mediterráno central "a dirigirse a las autoridades de Libia". Esa decisión supone que el Centro de Coordinación de Rescate Marítimo de Roma, que hace años coordinaba todas las operaciones de salvamento en el Meditarráneo, ha dejado de existir para las organizaciones humanitarias. 

"Si la coordinación de los rescates corresponde a las autoridades libias, todas esas personas serán reenviadas inmediatamente a ese país", denuncia Laura Lanuza, portavoz de la Proactiva Open Arms. Y es en Libia, donde esas personas ya han sufrido todo tipo de calamidades y han sido extorsionadas y esclavizadas por las mafias para poder conseguir un pasaje a Europa. 

Nuevo ofrecimiento de Colau

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau,  ha ofrecido la capital catalana "como puerto seguro" para acoger al millar de inmigrantes. "Ahora mismo más de 1.000 personas a la deriva en 7 barcas e Italia pretende dejarlas en manos de Libia, donde se tortura, viola y esclaviza a las personas", ha denunciado la alcaldesa de Barcelona en su cuenta de Twitter.

Colau ha hecho una apelación directa al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y a la vicepresidenta y ministra de Igualdad, Carmen Calvo, para que "ayuden a Open Arms a salvar vidas" y concluye: "Barcelona se ofrece como puerto seguro".

Mientras, 343 inmigrantes siguen esperando en dos barcos que algún país de la Unión Europea los acoja, después de que Malta e Italia hayan rechazdo hacerlo. La embarcación 'Lifeline' de la oenegé alemana del mismo nombre espera desde hace más de tres días con unos 230 inmigrantes a bordo en aguas internacionales, pero muy cerca de Malta. 

Otros 113 migrantes trasladados de un dispositivo en el que Lifeline participó el jueves pasado están en el buque mercante Alexander Maersk, de bandera danesa, en aguas territoriales italianas en las proximidades de Pozzallo, en la isla de Sicilia.

Ni las autoridades italianas ni las maltesas han dado permiso a estos barcos para atracar en sus puertos, por lo que permanecen a la espera de instrucciones. La oenegé Lifeline ha denunciado que "Italia está inumpliendo con el derecho internacional" al prohibir el desembarco, cunado sus puertos son los más cercanos. Un portavoz de la organización, Axel Steier, explica que "la gente está tranquila" y "mientras el agua esté calmada y tengamos provisiones, podemos seguir esperando".