Ir a contenido

CATÁSTROFE NATURAL

Un estudio eleva a más de 4.600 las víctimas mortales del huracán 'María' en Puerto Rico

Las autoridades de la isla solo han reconocido oficialmente 64 fallecidos

Según Harvard un tercio murieron por retrasos o innacesibilidad a atención médica

Idoya Noain

Daños causados en una casa tras el paso del huracán, en San Juan (Puerto Rico), el 21 de septiembre.

Daños causados en una casa tras el paso del huracán, en San Juan (Puerto Rico), el 21 de septiembre. / EFE / JORGE MUNIZ

Algún día alguien en San Juan y en Washington tendrá que dar respuestas y pedir perdón a los ciudadanos de Puerto Rico pero también asumir responsabilidades. Ocho meses después de que el 20 de septiembre pasado el huracán 'María' devastara la isla, un territorio libre asociado de Estados Unidos que aún lucha por recuperar la normalidad, la “contabilidad” oficial de las víctimas mortales de la catástrofe sigue estancada en los 64 fallecidos. Pero un estudio dirigido por la Universidad de Harvard que se ha publicado este martes en el 'New England Journal of Medicine' ha apuntado a una aterradora cifra 70 veces mayor que la oficial: al menos 4.645 fallecidos. Son más del doble de los fallecidos por el 'Katrina', el huracán que devastó Nueva Orleans en 2005. Y pueden ser más.

El análisis, en el que han colaborado investigadores de Puerto Rico y otras instituciones, es una estimación realizada tras estudiar 3.300 hogares en la isla, comprobar las tasas de mortalidad en los tres meses siguientes a la llegada del huracán y compararlas con las estadísticas del mismo periodo del año anterior. Con ese método se detectó un aumento del 62% de las muertes y se hicieron las proyecciones que han dado como resultado la cifra de 4.645 fallecidos. Un tercio de esas muertes se atribuyen a retrasos o inaccesibilidad total a la atención médica tras la tormenta, un problema grave que afectó especialmente a los mayores y a los enfermos crónicos.

Falta de transparencia y pobre respuesta

El estudio constata lo que llevaban meses denunciando ciudadanos de la isla y expertos y sugiriendo análisis de mortandad realizados por varios medios de comunicación. Incluye duras críticas a las autoridades de la isla tanto por los métodos de contabilización de los muertos como por la falta de transparencia. Aunque el gobierno de Ricardo Roselló cedió a la presión popular y política y en febrero puso en marcha una investigación, encargada a la Universidad George Washington, esta de momento no ha presentado ningún dato. Y el gobierno de San Juan rechazó colaborar con Harvard.

El estudio representa también una bofetada para la Administración de Donald Trump, ampliamente denunciada por la pobre respuesta del gobierno federal al huracán. Esta resultó especialmente indignante para muchos puertorriqueños al compararla a la movilización de medios y personal de emergencia en estados como Tejas o Florida, también golpeados la pasada temporada de huracanes.

La necesidad de una contabilidad real

Cuando se dan las cifras de fallecidos en una catástrofe natural (como en un accidente o en un atentado) los números suelen anestesiar para muchos la dolorosa realidad que cada muerte representa para los seres queridos de los desaparecidos. Los números, no obstante, tienen enorme utilidad, como recuerda el estudio de Harvard. El reconocimiento oficial de defunción sirve, por ejemplo, para que las familias de los fallecidos accedan a ayudas públicas destinadas a responder a la catástrofe. Y también sirve a las autoridades para preparar planes de contingencia y respuesta ante nuevas catástrofes, que es a lo que urge este estudio de Harvard.

“Conforme EEUU se prepara para su próxima temporada de huracanes, será crítico revisar cómo se contarán las muertes relacionadas con el desastre para movilizar una operación de respuesta apropiada y responsabilizarse del destino de los afectados”, se lee en el informe, que ve la luz cuando ya ha llegado a la región 'Alberto', el primero de los huracanes de la temporada.

Problemas persistentes y migración

Ocho meses después de la llegada del 'María' numerosos problemas persisten en Puerto Rico: desde falta de de agua potable a recurrentes fallos en la red eléctrica o falta de servicios esenciales. La situación es especialmente difícil en las zonas rurales más remotas, que fueron las más afectadas por el huracán.

La grave situación ha provocado enormes movimientos migratorios desde la isla a EEUU, que ya habían empezado antes por la crisis económica que desde hace años asfixia a la isla. Aunque ahora no hay cifras oficiales definitivas aún un informe reciente del Hunter College cifraba en 135.000 los puertorriqueños que se mudaron a alguno de los 50 estados de EEUU en los seis meses siguientes a la llegada del 'María'. Una vez que se instalan en EEUU, pueden ejercer el derecho a voto que no tienen mientras viven en la isla. 

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.