Ir a contenido

TENSIÓN ENTRE LONDRES Y MOSCÚ

Rusia rechaza el ultimátum del Reino Unido por el caso del exespía

May busca aliados internacionales y el apoyo de la OTAN para aplicar sanciones económicas contra el Kremlin

Nikolai Glushkov, un exiliado ruso enemigo de Putin, aparece muerto en su domicilio de la capital británica

Marc Marginedas / Begoña Arce

Un policía británico en la zona donde fueron envenenados Serguéi Skripal y su hija Yulia.

Un policía británico en la zona donde fueron envenenados Serguéi Skripal y su hija Yulia. / EFE / NEIL HALL

Rusia se niega a responder al ultimátum emitido el lunes por la primera ministra británica Theresa May tras el envenenamiento del exespía ruso Serguéi Skripal y su hija. El ministro de Exteriores, Serguéi Lavrov, ha declarado este martes que su país exige como condición previa tener acceso a la sustancia con la que fue atacado el exagente refugiado en el Reino Unido

Lavrov sostiene que, según el enunciado de la Convención sobre las Armas Químicas, la negativa de su país a dar explicaciones a las autoridades británicas está plenamente justificada. "El país concernido tiene completo derecho de acceso a la sustancia (sospechosa del ataque) para tener la posibilidad de llevar a cabo un análisis propio", ha enfatizado Lavrov. "En cuanto aparecieron los rumores..... de que en la intoxicación de Skripal había actuado un veneno, producido en la Federación Rusa, pedimos mediante una nota oficial una muestra de semejante sustancia, para que nuestros expertos pudieran analizarla", ha continuado el titular de Exteriores ruso.

Solo si semejante procedimiento se lleva a cabo, "Rusia cumplirá con su obligación y responderá a las consultas planteadas", ha concluido el ministro, antes de rechazar que su país tenga "relación alguna" con la tentativa de asesinato del exespía ruso.

La tensión entre Londres y Moscú va en aumento, después de que la 'premier' británica responsabilizara el lunes a Rusia del incidente y diera un ultimátum a Moscú para que explicara por qué una sustancia letal "militar" fabricada en Rusia, cuya producción se canceló en los años 90, es la responsable del envenenamiento de Skripal, un agente doble condenado por la justicia de su país e intercambiado por agentes rusos detenidos en Occidente en el 2010. 

Convocatoria de la embajadora británica

La embajadora británica en Moscú, Laurie Bristow, fue convocada en el Ministerio de Exteriores, donde se reunió con el viceministro de Exteriores ruso, Vladímir Titov. Aunque no ha trascendido el contenido de la reunión, se da por sentado que Moscú ha trasladado su malestar por las acusaciones vertidas en la víspera y negadas a través de varios representantes.

En Londres, May deberá comparecer este miércoles en la Cámara de los Comunes para anunciar las sanciones que el Reino Unido adoptará contra Rusia, en el caso, más que previsible, de que Moscú no explique cómo el agente nervioso ‘Novichok’ fue a parar a las calles de Salisbury. Entre las sanciones posibles figura la expulsión de diplomáticos rusos, incluido quizás el embajador. May podría aprobar quizás sanciones económicas contra los activos en el Reino Unido de los oligarcas rusos ligados al régimen de Putin. Uno de ellos es Roman Abramovich, propietario del Chelsea. Los medios británicos citan otras armas de posible castigo, como el ciberataque o la revocación de la licencia de la televisión rusa RT, considerada un órgano de propaganda del Kremlin.  May y el ministro de Exteriores, Boris Johnson, han evocado el posible boicot a la Copa del Mundo de fútbol, que arranca en junio.

Acción coordinada

El Reino Unido está buscando una acción coordinada de los países occidentales y el apoyo de la OTAN para aplicar sanciones internacionales contra el Kremlin. En la noche del lunes, May habló por teléfono con el presidente francés, Emmanuel Macron, y este martes lo hizo con Donald Trump, que le expresó el apoyo de EEUU "durante todo el camino" en este caso y afirmó que Moscú debe proporcionar "respuestas no ambiguas" sobre "como llegó a ser usado" el agente nervioso, según un portavoz de Downing Street. La Comisión Europea expresó su “solidaridad” con Londres, y Alemania calificó el envenenamiento de asunto “muy grave”.

En Salisbury, la policía ofreció nuevas precisiones sobre los últimos movimientos de Skripal y su hija Yulia, que había llegado al aeropuerto de Heathrow el día anterior al suceso. Los médicos han examinado a 38 personas que podrían haber estado expuestas al agente nervioso. Tres siguen hospitalizadas: Serguéi y Yulia Skripal, en estado crítico, y el policía Nick Bailey, que sigue grave. Otra persona está siendo atendida en régimen ambulatorio. 

Fallecimiento "inexplicable"

A la tensión existente vino a sumarse otro macabro suceso. Un exiliado ruso enemigo del presidente Vladímir Putin fue hallado muerto el lunes por familiares en su domicilio de Londres. El fallecimiento se produjo por causas “inexplicables”, según la policía metropolitana. El fallecido, Nikolai Glushkov, era un antiguo directivo de la aerolínea rusa Aeroflot condenado en dos ocasiones en Rusia por fraude.

Refugiado en la capital británica, era socio y amigo íntimo del oligarca Boris Berezovsky, otro gran enemigo de Putin, que apareció ahorcado en el 2013 en su mansión de Inglaterra en circunstancias que nunca se llegaron a aclarar. Los forenses no pudieron determinar si se trató de un suicidio o un asesinato. Glushkov estaba convencido de que le mataron y así lo había dicho públicamente. Su desaparición ahora está siendo investigada por la policía antiterrorista, a la espera de los resultados de la autopsia que se conocerán en los próximos días.

El 'Novitchok', un agente tóxico exclusivamente ruso

‘Novitchok’, la sustancia utilizada en el envenenamiento del exespía Skripal y su hija, es un agente tóxico exclusivamente ruso, poco conocido en el resto del mundo. Se trata de un arma química particularmente mortífera, que provoca una parálisis paulatina del cuerpo y una dolorosa agonía. Las encimas que aseguran la comunicación con los músculos son atacadas por la sustancia, de manera que los músculos pierden todo control, se producen espasmos, después la parálisis, y finalmente la muerte por asfixia o parada cardíaca. Los científicos rusos lo crearon en el Instituto de química orgánica y tecnología de Moscú entre las décadas de los 70 y 80, en la última etapa de la guerra fría. El modo de administración es variable, pero lo más probable en el caso de Salisbury es que se utilizara un aerosol.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.