Ir a contenido

DESAFÍO NUCLEAR

Trump afronta el mayor desafío de Corea del Norte

El lanzamiento del último misil, con capacidad para golpear EEUU, inquieta a la comunidad internacional

El presidente de EEUU comunica a su homólogo chino que impondrá nuevas sanciones a Pyonyang

Adrián Foncillas

El lanzamiento del misil en televisión.

El lanzamiento del misil en televisión. / AP / Lee Jin-man

El letargo norcoreano duró dos meses y medio. El último misil devolvió la rutina de llamadas, reuniones, condenas y sanciones y arruinó las esperanzas de que ese extraño sosiego desembocara en las ansiadas negociaciones. A Estados Unidos se le agota el tiempo para resolver el conflicto antes de que Pyonyang se dote de un cohete capaz de enviarle una bomba nuclear. El desarrollo imparable de su hoja de ruta subraya el fracaso de Donald Trump: prometió que Corea del Norte nunca lanzaría un misil intercontinental y el del martes fue el tercero.


Trump tuiteó que "se encargará" del asunto. Esta vez aparcó las amenazas y los insultos al líder norcoreano y perseveró en la diplomacia. Llamó a sus homólogos de Corea del Sur, Japón y China para condenar la última tropelía norcoreana, subrayar su peligro para la paz mundial y reafirmar el compromiso común para desnuclearizar la península. A Xi Jinping, presidente chino, le informó de que extendería las sanciones a Pyonyang. También aprovechó el contexto para animar al Partido Demócrata a aprobar el presupuesto. "Después del lanzamiento del misil norcoreano, es más importante que nunca que demos fondos a nuestro Gobierno y nuestro Ejército", tuiteó.
 

Opciones diplomáticas abiertas

Washington no cerró la puerta a las negociaciones en contraste con posturas más hostiles recientes. "Las opciones diplomáticas siguen siendo viables y abiertas por ahora. Seguimos comprometidos en encontrar una vía pacífica para desnuclearizar y acabar con las acciones beligerantes de Corea del Norte", afirmó Rex Tillerson, secretario de Estado.

Las litúrgicas condenas también llegaron de Seúl y Tokio, impelidas por Trump en su reciente visita a seguir gastando millones de dólares en armamento estadounidense. Moon Jae-in, presidente surcoreano, subrayó su temor a que la crisis "salga definitivamente de control" y Shinzo Abe, líder japonés, calificó el lanzamiento de "intolerable". El misil dejó en una situación incómoda a Moscú sólo un día después de haber sugerido que Pyonyang había aceptado implícitamente la propuesta sinorusa de congelar sus lanzamientos a cambio de que Estados Unidos detuviera sus masivos ejercicios militares en la zona.

"Acto provocador"

"Es un acto provocador que eleva la tensión y nos aleja del punto en el que podríamos alcanzar un acuerdo”, aseguró el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, quien aclaró que aquella propuesta continúa en pie. China, por su parte, expresó su "grave preocupación" y pidió precaución a todas las partes "para preservar la paz y estabilidad".

El misil es el enésimo guantazo para Pekín, incapaz de arrastrar a Corea del Norte a la mesa de negociaciones ni con paciente diálogo ni con sanciones que ahogan su comercio exterior. Xi envió el mes pasado a Pyongyang a un hombre de confianza en lo que parecía un gesto de deshielo entre dos líderes que se desprecian. Pero el enviado regresó a Pekín sin haber sido recibido por Kim Jong-un.

Trump no acompañó la tregua norcoreana con más serenidad. Llamó bajito y gordo a Kim Jong-un y días atrás amplió las sanciones a Corea del Norte y la devolvió a la lista de países que patrocinan el terrorismo. Durante su reciente visita a Asia aludió a "avances" en el problema norcoreano que no concretó pero sí se atribuyó. El escenario de un misil nuclear norcoreano con capacidad de golpear Estados Unidos cada día es más cercano sin que se adivine una estrategia en la Casa Blanca para impedirlo.
 

Vuelo de 54 minutos

El misil Hwasong-15 se elevó hasta los 4.500 kilómetros y cayó en la zona económica marítima de Japón tras volar 54 minutos. Habría cubierto 13.000 kilómetros su hubiera sido lanzado en horizontal, suficientes para alcanzar Washington. Los expertos recuerdan, sin embargo, que no existen evidencias de que haya conseguido miniaturizar una ojiva.

Ese misil cargado debería soportar las vibraciones del despegue, de la salida y la reentrada en la atmósfera, y aun después acertar en la diana. El último misil no solo voló más alto y durante más tiempo que los anteriores sino que su eyección de madrugada y en una lanzadera móvil acreditan que Corea del Norte puede dispararlos cuándo y desde dónde quiera. Esa certeza imposibilita el ataque preventivo que ha aireado Trump.

También hay elementos para el optimismo. El misil no sobrevoló Japón como los de verano ni cayó en las cercanías de la base estadounidense de Guam. La agencia oficial acompañó el triunfalista anuncio de la "cumplida misión de completar la fuerza armada nuclear" de un "solemne compromiso": los misiles no supondrán ninguna amenaza a ningún país "mientras los intereses nacionales no sean vulnerados".

Algunos expertos sospechan que, cuando Pyonyang considera ya logrado el misil capaz de golpear Estados Unidos, detendrá su espiral hostil y se avendrá a negociar con argumentos de peso. El ansiado diálogo, pues, no llegaría por las políticas de Trump sino por el éxito norcoreano.

El regreso de la "heroína de los trabajadores"

El último misil perturbó el merecido retiro de Ri Chun-hee. La septuagenaria presentadora televisiva reapareció con su choson chogori (vestido tradicional) rosa, su permanente inmutable y su entusiasmo para comunicar las gestas nacionales. No hay cita con la Historia, ya sea un misil intercontinental o el fallecimiento de algún Kim, sin Ri en la pantalla. Tres generaciones de norcoreanos han disfrutado de su variedad melodramática: endulza la voz si habla de la visita de un líder a un orfanato y la endurece para prometer la destrucción inminente de los enemigos imperialistas. Su estilo heterodoxo es ya copiado por las nuevas generaciones de presentadoras que pretenden su éxito inmarchitable . La "heroína de los trabajadores" tiene 73 años y está oficialmente jubilada desde 2012 pero el régimen la sigue llamando para aliñar sus logros más rutilantes.

0 Comentarios
cargando