Ir a contenido

SEGUNDO ANIVERSARIO

Sobrio homenaje a las víctimas de los atentados de París y Saint Denis

Macron visita los escenarios del peor ataque terrorista de la historia de Francia junto a Hollande y Anne Hidalgo

Eva Cantón

Macron y su mujer, Brigitte (izq), saludan a miembros de los servicios de emergencia delante del bar Comptoir Voltaire, durante una ceremonia por el segundo aniversario de los atentados de París, el 13 de noviembre.

Macron y su mujer, Brigitte (izq), saludan a miembros de los servicios de emergencia delante del bar Comptoir Voltaire, durante una ceremonia por el segundo aniversario de los atentados de París, el 13 de noviembre. / EFE / ETIENNE LAURENT

Frío y silencio. La ceremonia oficial que ha conmemorado el segundo aniversario del peor ataque terrorista de la historia de Francia ha estado marcada por una gran sobriedad. Sin discursos. Sin palabras. Solo se ha escuchado el nombre de las víctimas ante las placas que han grabado en el recuerdo el múltiple atentado del viernes 13 de noviembre del 2015. 

El presidente francés, Emmanuel Macron, acompañado de su antecesor en el Elíseo, François Hollande, y de la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, ha recorrido este lunes los escenarios masacrados por el comando yihadista que dejó 130 muertos y 683 heridos en París Saint Denis.

La ceremonia se inició a las 9 horas en el Estado de Francia, continuó en las terrazas de los restaurantes y bares del nordeste de la capital (Le Carillon, Le Petit Cambodge, La Bonne Bière, le Comptoir Voltaire, la Belle Équipe) y concluyó en el Bataclan.

En cada etapa el mismo ritual: un ramo de flores, la lectura del nombre de las víctimas y un minuto de silencio. Luego, Macron y su esposa Brigitte saludaban a las familias de las víctimas presentes en los actos. No todas se sienten con fuerzas para soportar la carga emocional del momento. “El tiempo pasa, pero el dolor permanece”, confesaba un vecino en las proximidades de la sala de conciertos.

Revivir la pesadilla

Para los supervivientes de aquel fatídico 13 de noviembre sigue siendo difícil ponerle palabras al horror, volver como si nada a los lugares marcados por la muerte o revivir la propia pesadilla cuando el atentado sacude Bruselas, Londres, Barcelona o Nueva York. “Eso reabre las suturas, la cosa se reactiva”, cuenta Guillaume, de 46 años, en 'Libération'.

Otros muestran su indignación porque se consideran abandonados por el Estado. “El discurso de nuestro presidente y de su Gobierno hacia las víctimas ha cambiado. Ahora hablan de la ayuda a las víctimas como si se tratara de un acto de caridad, cuando debería considerarse una responsabilidad política”, se queja en una tribuna publicada por 'Huffington Post' Michël Dias, hijo de Manuel Dias, única víctima mortal del yihadista que se inmoló frente al Estadio de Francia.

Al homenaje asistieron igualmente el exprimer ministro Manuel Valls, el exministro del Interior Bernard Cazeneuve, y tres representantes del actual Ejecutivo: el titular de Interior, Gérard Collomb, la ministra de Justicia, Nicole Beloubet, y la delegada interministerial de Ayuda a las Víctimas, Élisabeth Pelsez.

Poco después del mediodía, la música y unos globos de colores lanzados al aire en memoria de las víctimas cerraron el homenaje. Eagles of Death Metal, el grupo que tocaba en el Bataclan en el momento del ataque, ha subido por sorpresa este lunes al escenario instalado frente a la alcaldía del distrito 11 de París. Tras interpretar un emotivo tema, el grupo repartió flores blancas entre los que se concentraban en la plaza.

Fin del estado de emergencia

El segundo aniversario de los atentados coincide con el fin del estado de emergencia decretado tras los ataques del 13N. El Gobierno ha aprobado una nueva ley antiterrorista que incorpora al derecho común muchas de las medidas de ese régimen excepcional y ha reorganizado el funcionamiento de los servicios secretos y la coordinación de los diferentes cuerpos y fuerzas de seguridad para hacer frente a una amenaza elevada.

La semana pasada, durante una visita a la base naval francesa en Abu Dhabi, Macron se felicitó del retroceso del Estado Islámico tras la caída del bastión de Raqqa. El presidente se mostró convencido de que la coalición internacional logrará en los próximos meses la victoria militar sobre los yihadistas. Sin embargo, alertó de que “el combate” contra el terrorismo está lejos de haber terminado.

0 Comentarios
cargando