Ir a contenido

SEGUNDO CASO EN DOS SEMANAS

Detenido en España otro escritor reclamado por Turquía

Dogan Akhanli, alemán de origen turco, ha sido arrestado en Granada por una orden de la Interpol

Adrià Rocha Cutiller / Estambul

El escritor alemán de origen turco Dogan Akhanli.

El escritor alemán de origen turco Dogan Akhanli. / AFP / HENNING KAISER

El escritor alemán nacido en Turquía Dogan Akhanli ha sido detenido este sábado por la mañana en Granada en aplicación de una orden de arresto internacional de la Interpol a petición del Gobierno de Turquía, que le acusa de "pertenencia a banda armada y terrorista". El Ministerio de Asuntos Exteriores alemán ha pedido al Gobierno español que no acceda a la extradición.

Es el segundo caso en apenas dos semanasHamza Yalçin, escritor sueco de origen kurdo, fue detenido en Barcelona el pasado día 3 también por una orden de la Interpol. A este último se le acusa de haber insultado al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, en un artículo publicado en la revista ‘Focus’. Además, Ankara también le responsabiliza de estar vinculado con un grupo de ultraizquierda, catalogado por la Administración turca como «terrorista». Yalçin, de momento, sigue en Barcelona detenido, a la espera de que la Audiencia Nacional y el Gobierno español decidan si le extraditan o no a Turquía. La defensa de Yalçin se opone alegando, entre otros aspectos, la "vulneración sistemática de los derechos humanos" por parte del Estado turco. 

Exprisionero político

Akhanli, de 60 años, se instaló en Alemania al huir de Turquía, en 1991. Había pasado a la clandestinidad tras el golpe de estado militar de 1980, y pasó dos años (1985-87) en la cárcel. En el 2010, el escritor volvió a Turquía para visitar a su padre enfermo y volvió a ser detenido durante unos meses por una supuesta participación en un robo y un asesinato. Fue absuelto de los cargos, pero tres años después se reabriría el caso y las autoridades turcas pedirían, de nuevo, su detención. Según su abogado, el escritor, muy crítico con Erdogan, ni siquiera estaba en el país cuando se produjeron los hechos.

Entre otros muchos temas, Akhanli ha escrito sobre la cuestión armenia. Llamar genocidio a la matanza de armenios de hace un siglo bajo el Imperio otomano sigue trayendo muchos problemas en Turquía.

Su abogado, Ilias Ulyar, considera esta detención una jugada de Erdogan: «Es un intento de extender su poder fuera de las fronteras de su país, de intimidar a las voces críticas y perseguirlas por todo el mundo».

Más problemas con Alemania

La detención de Akhanli supondrá otro capítulo más en las muy deterioradas relaciones que el Gobierno de Ankara tiene con el de Berlín, pese a ser socios en la OTAN. Tras la polémica el pasado abril por la prohibición en Alemania y Holanda de mítines de figuras prominentes próximas a Erdogan en la campaña del referéndum constitucional –lo que Ankara calificó de "injerencia"–, Erdogan pidió este viernes a los ciudadanos alemanes de origen turco con derecho a voto —suman algo más de un millón— que no voten ni a CDU de la canciller Angela Merkel, al socialdemócrata SPD ni a Los Verdes para dar «una lección a los partidos que están en contra de Turquía».

«Dad vuestro apoyo a partidos no son hostiles con nuestro país. No importa sin son el primero o el segundo partido; votad por ellos. Esto es una lucha de honor», dijo el presidente turco. Ankara acusa a Berlín de tolerar la presencia en su territorio de implicados en el golpe de estado fallido del 2016 y de "terroristas" kurdos.

Ante estas palabras, la respuesta alemana no se hizo esperar: «No toleraremos ningún tipo de interferencia», aseguró Merkel. Su ministro de Exteriores, Sigmar Gabriel, dijo que las declaraciones de Erdogan sí eran «una injerencia sin precedentes».