Ir a contenido

REUNIÓN A VEINTIOCHO EN BRUSELAS

May deja muchas dudas sobre el futuro de los europeos que residan en el Reino Unido tras el 'brexit'

Tan sola garantiza los derechos a los que hayan cumplido como mínimo cinco años viviendo en territorio británico en el momento de la salida de la UE

Silvia Martinez

La primera ministra británica, Theresa May, llega a la cumbre del Consejo Europeo, este jueves 22 de junio en Bruselas.

La primera ministra británica, Theresa May, llega a la cumbre del Consejo Europeo, este jueves 22 de junio en Bruselas. / REUTERS / JULIEN WARNAND

El Reino Unido no forzará a ningún ciudadano europeo a abandonar su territorio y todos aquellos con cinco años de residencia en el país hasta el momento de la salida efectiva de la Unión Europea tendrán la oportunidad de regularizar su situación. La primera ministra británica, Theresa May, ha expuesto este jueves al resto de líderes europeos una pequeña pincelada de sus planes. Exige reciprocidad y reclama certidumbre lo antes posible. “Es un buen principio pero quedan muchas y muchas preguntas”, ha valorado la cancillera alemana, Angela Merkel.

La cumbre de jefes de estado y de gobierno de la UE no es el foro de negociación adecuado pero May, cuatro días después del inicio oficial de las conversaciones, ha querido ofrecer una primera pincelada de las propuestas que presentará la próxima semana ante el Parlamento británico. Un plan “justo” y “serio”, según fuentes de su gobierno, para dar seguridad a los 3,3 millones de europeos que residen actualmente en las islas. Los 27 han recibido la oferta con cautela. “Es muy prematuro valorarla. Queremos conocer los detalles”, han explicado fuentes del Consejo.

FECHA DE CORTE DEL 'BREXIT'

La propuesta no aclara cual es la fecha de corte del 'brexit' para garantizar los derechos. En principio, según May, los ciudadanos europeos que cumplan cinco años de residencia en una fecha no anterior a la activación del artículo 50 del Tratado –el 29 de marzo de 2017- y el día de la salida del país del club –en principio el 29 de marzo de 2019- tendrán derecho al estatus que les equipara a los británicos a la hora de acceder a la sanidadeducaciónbeneficios sociales y pensiones. Es decir, a los mismos derechos que un nacional del país.

Aquellos europeos que lleven más de cinco años de residencia legal recibirán un estatus asimilado al de los británicos. En el caso de los que lleven menos de cinco años en el momento en el que se produzca la salida, Londres les dará un período de gracia para tener acceso a los mismos derechos. Bruselas aspira a que el acuerdo con Londres incluya no solo a los que residen y trabajan en Reino Unido ahora, sino también a los que lo han hecho en el pasado o a los que lo harán hasta la fecha de salida y a que los derechos sean de por vida.

Tras la primera sesión del Consejo Europeo, los 27 se han reunido sin May para pactar los criterios y el procedimiento a seguir en el traslado de la Agencia Europea del Medicamento, cuya sede aspira a acoger la ciudad de Barcelona, y la Autoridad Bancaria Europea, ambas con sede actualmente en Londres. El proceso diseñado por la UE consta de cuatro fases y culmicará con la votación de las candidaturas en noviembre. BarcelonaAmsterdamCopenhagueMilánViena y Bratislava son, según fuentes diplomáticas, las candidaturas más fuertes.