12 jul 2020

Ir a contenido

GUERRA CIVIL EN SIRIA

Rusia está comprobando si un ataque aéreo ha matado al líder del Estado Islámico

Las autoridades de Irak, donde nació el grupo armado, ha recibido la información con escepticismo, al tener noticias de que el jefe del EI estaba lejos del lugar del bombardeo

Marc Marginedas

Abú Bakr al Bagdadi.

Abú Bakr al Bagdadi. / AFP

Rusia ha informado este viernes que estudiaba la posibilidad de que en un ataque aéreo en las proximidades de Raqqa a finales de mayo sus aviones hubieran matado al actual líder de Estado Islámico, Abú Bakr al Bagdadi. La noticia ha sido dada a conocer a través de la pagina de Facebook perteneciente al Ministerio de Defensa ruso, y recogida por la agencia gubernamental Spútnik.

"El 28 de mayo, después de que aviones-espía confirmaran la información, el lugar y la hora del encuentro de los líderes de Estado Islámico, entre las 00.35 y las 00.45 horas las fuerzas aéreas rusas lanzaron un ataque al punto donde los dirigentes se encontraban", reza la declaración. 

"Según la información que está siendo comprobada a través de varios canales, también estaba presente en el encuentro el líder de Estado Islámico Abú Bakr al Bagdadi, quien fue eliminado como consecuencia del bombardeo", continúa.

Horas después de difundirse la información, el ministro de Exteriores Serguéi Lavrov ha reconocido que su país no estaba al 100% seguro de ella, mientras que el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, prefería no hacer comentarios y dirigía todas las preguntas hacia la fuente original, el Ministerio de Defensa. "Naturalmente, conozco la información pero no la puedo confirmar", ha dicho.

El ministro de Defensa, Serguéi Shoigu, ha transmitido la noticia sin confirmar al Consejo de Seguridad de Rusia, un órgano consultativo que asesora a Putin en estos temas compuesto por los principales ministros del país, así como los directores de las agencias de inteligencia.   

GOLPE PROPAGANDÍSTICO

De confirmarse, la muerte de Bagdadi sería un golpe propagandístico importante para el país y la intervención militar rusa en Siria, muy criticada en Europa y EEUU. Desde que comenzaron, en septiembre del 2015, los aviones rusos con base en el aerodromo de Khmeimim han concentrado sus acciones en las provincias de Idleb y Alepo, donde actúan diferentes grupos armados opuestos a su aliado, el régimen de Damasco, desde más moderados a extremistas, mientras que EI se ha expandido principalmente por las regiones orientales del país, es decir, las provincias de Raqqa y Deir Ezzor.

Las autoridades de Irak, país donde nació el grupo armado, han acogido la noticia con escepticismo. Dirigentes de ese país contactados por Reuters han asegurado tener noticias de que Bagdadi se hallaba lejos de Raqqa a finales de mayo, concretamente en la provincia de Deir Ezzor.