Ir a contenido

¿Por qué las elecciones en Reino Unido se celebran los jueves?

Una de las explicaciones tradicionales hace referencia a que se celebraban antes del viernes para evitar que pasaran el día en el bar

La primera ministra britanica y lider del Partido Conservador, Theresa May, saluda a sus partidarios a su llegada a un acto de campaña.

La primera ministra britanica y lider del Partido Conservador, Theresa May, saluda a sus partidarios a su llegada a un acto de campaña. / JON SUPER

El jueves es un día extraño para votar, al menos a ojos de ciudadanos de países en los que votar es un derecho democrático cuyo ejercicio queda reservado para los domingos. Para el Reino Unido, en cambio, los jueves han sido, desde hace décadas, el día elegido para votar. 

A pesar de que la tradición se ha mantenido desde 1931, no fue hasta el 2011 cuando una ley parlamentaria estableció que las elecciones a la Cámara de los Comunes deben celebrarse el primer jueves de mayo cada cinco años. Más allá de la reciente normativa parlamentaria, existe toda una serie de teorías que apuntan al motivo por el que se asentó esta tradición democrática. 

'PAY DAY'

Entre las muchas justificaciones que se le han dado a esta tradición, una de ellas, la más extendida, es la de que las autoridades preferían convocar a la población a las urnas los jueves porque de este modo se adelantaban al día en el que los trabajadores cobraban, conocido como 'pay day' y que tenía lugar los viernes, y así evitar que estos prefirieran pasar el día en el bar o que no votaran al día siguiente a causa de la resaca. 

En la misma línea, y tras descartar tanto el viernes como el sábado, también es habitual la exclusión del domingo de esta lista de posibles días para el voto. Tradicionalmente el domingo era el día para acudir a misa y por ello era más elevada la probabilidad de que las intenciones de voto se vieran alteradas por los sermones eclesiásticos

DÍA DE MERCADO

Siendo pues el día más alejado de ambas influencias, la del alcohol y la de la iglesia, el jueves, que coincidía con el tradicional 'día de mercado' en el Reino Unido, se convirtió en la mejor opción.

Según dicha justificación, el hecho de que los ciudadanos solieran desplazarse a la ciudad para realizar sus compras propiciaba que pudieran acercarse a los colegios electorales a depositar su papeleta. 

Aún así, no todas las elecciones en Reino Unido han tenido lugar en jueves. En 1970, por ejemplo, dio la casualidad de que el jueves electoral empezaba el Mundial de Futbol y la cita con las urnas decidió adelantarse al día previo, un miércoles.