Ir a contenido

Viva la vida en Manchester

Un nutrido grupo de cantantes aglosajones acompaña a la cantante estadounidense, Ariana Grande, en el concierto benéfico a las víctimas de los atentados de Manchester y Londres

BEGOÑA ARCE / AGENCIAS (MANCHESTER)

16 artistas internacionales han acompañado a la cantante tras el atentado que asoló la ciudad. / ATLAS VÍDEO

Decenas de miles de personas han asistido la noche de este domingo al concierto de homenaje y benéfico a las víctimas de los dos últimos atentados terroristas que han sacudio el Reino Unido, el que acabó con la vida de 22 personas, muchas de ellas menores, el pasado 22 de mayo en el Manchester Arena, durante el concierto de la cantante estadounidense Ariana Grande, y el que mató a siete personas más la noche del pasado sábado en el centro de Londres. El objetivo de los organizadores en el que han participado destacadas figuras de la música, ha sido recaudar dinero para ayudar a los familiares de los fallecidos y de los númerosos heridos que ocasionaron los ataques terroristas.

El espectáculo se ha celebrado, bajo estrictas medidas de seguridad, en el criket Old Trafford estadio, y ha tenido lugar bajo el título 'One Love Manchester'. Entre los artistas que han subido al escenario han estado, además de Ariana Grande -que ha hecho la labor de anfitriona-, Justin Bieber, Katy Perry, Robbie Williams, Pharrell Williams, Miley Cyrus y el grupo Coldplay, que ha interpretado la canción "Viva la vida". Una de las grandes apariciones fue la de Liam Gallagher, el cantante de Oasis, nacido en Manchester. Otros artistas, como Paul McCartney, Stevie Wonder o Bono, han enviado mensajes de solidaridad, así como otras figuras ajenas a la música, como el exjugador del Manchester United David Beckham.

Tras el atentado de Manchester, donde la víctima más joven fue Saffie Rose Roussos, de ocho años, Grande decidió interrumpir su gira europea que incluía dos conciertos en Londres, y días más tarde se anunció el concierto benéfico. "Rezo por Londres", tuiteó la cantante el sábado en la noche, tras conocer la noticia del nuevo atentado, el de Londres. Ese día por la mañana, la cantante había visitado a los heridos del ataque de Manchester. "La música nos debe curar, nos reune, nos hace felices", escribió en las redes sociales. "Y lo va a seguir haciendo para nosotros. Vamos a seguir rindiendo homenaje a aquellos que hemos perdido, a sus familiares y amigos, a mis fans y a todos los que han sido afectado por esta tragedia".

Las 35.000 entradas del concierto puestas a la venta el jueves, a 45 euros cada una, se agotaron en pocos minutos. Los organizadores invitaron gratis a los 15.000 espectadores que asistieron al concierto del día 22. 

SUPERAR EL TRAUMA

Casi dos semanas después del atentado, el empuje de la primavera ayuda a recomponer los ánimos en la ciudad de Manchester. Hay voluntad y deseo  profundo de superar el trauma. Pero retomar el pulso de la vida  no es tan fácil. Si en King Street todo es música y bullicio, a muy pocos metros, en St. Ann’s Square, impresiona el silencio con que varios centenares de personas rodean lentamente  la plaza. En el centro los ramos de flores en recuerdo a las víctimas se cuentan ya por miles.

“Todo el mundo conoce a alguien, que estaba en el concierto, un amigo, o el amigo de un amigo. Por eso el impacto ha sido tan grande y nos ha afectado a todos”, cuenta Simon Pick, que no había venido al centro de Manchester desde el día del atentado. Y lo que ve le impresiona. “La reacción ha sido tremenda”. Pick da clase a alumnos de 11 y 12 años. “En mi escuela había cuatro chicas que estaban en el concierto. Afortunadamente no les pasó nada, pero al día siguiente en el colegio había una atmósfera opresiva. Hicimos una asamblea para hablar de lo ocurrido”, recuerda.

Explicar a los más pequeños el acto de un terrorista suicida ha sido uno de los retos para los adultos. David Reader lleva de la mano a sus dos hijos, Oliver de siete años y Lizzie de cinco. “La niña es muy pequeña aún, pero mi hijo me ha hecho preguntas. No sabía muy bien qué ha ocurrido, no entiende por qué hay gente que hace cosas así. He querido que viera esto, las flores, los globos, los mensajes, para mostrarle que también hay gente buena”. En Manchester, afirma, “abunda lo buen. La reacción ha sido muy positiva”.

En el centro de la ciudad la presencia policial es ahora algo más discreta. De vez en cuando sin embargo se siguen oyendo el silbar de las sirenas  y los registros continúan. El mismo viernes los agentes evacuaron un bloque de pisos para estudiantes en la transitada Oxford Road. A los residentes les ofrecieron pasar la noche en un centro de conferencias. Según contó Guillaume Trounson , estudiante de 22 años de la Universidad de Manchester, ha sido la tercera vez en una semana que se ha visto obligado a dejar su piso.

En esa misma calle está la central de Los Samaritanos, muy ocupados estos días. “Los ciudadanos angustiados o confusos pueden llamar o acudir personalmente, a  buscar ayuda”, explica Hilary, una de las voluntarias veteranas, que estos días está movilizada. “Tras el atentado - afirma- han sido muchos los afectados que  han sentido la necesidad de compartir su inquietud, de desahogarse hablando". 

0 Comentarios
cargando