REUNIÓN EN BRUSELAS

La UE y Estados Unidos chocan sobre Rusia, clima y comercio

El primer encuentro entre el presidente de Estados Unidos y los líderes de la UE se salda con importantes discrepancias

Donald Trump expresa su preocupación por la pérdida de empleos en su país a causa de la salida del Reino Unido

El presidente de EEUU, Donald Trump (derecha), con el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, en Bruselas. / REUTERS / FRANCOIS LENOIR

El presidente de EEUU, Donald Trump (derecha), con el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, en Bruselas.
El presidente de EEUU Donald Trump antes de su reunion con el presidente del Consejo Europeo Donald Tusk  en Bruselas.

/

Se lee en minutos

El primer cara a cara en la capital belga entre los dirigentes de la Unión Europea –Donald Tusk y Jean-Claude Juncker- y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, solo ha durado una hora y cuarto. Pero ha bastado para mostrar las grandes diferencias que separan a Bruselas del nuevo inquilino de la Casa Blanca en materia de cambio climático y comercio pero, sobre todo, su visión sobre Rusia.

“Mi sensación es que estamos de acuerdo en muchas áreas. La primera, la lucha contra el terrorismo. Pero algunas cuestiones siguen abiertas, como clima y comercio, y no estoy al 100% seguro de que podamos decir que tenemos una opinión común sobre Rusia, aunque en relación con el conflicto en Ucrania parece que estamos en la misma línea”, ha resumido Tusk durante una breve declaración, minutos después de que el estadounidense y su amplia delegación abandonaran el edificio Europa –o la torre Tusk, como se la conoce- sin hacer declaraciones.

Según fuentes europeas,  además de hablar sobre Rusia, clima y comercio, Trump ha trasladado su "preocupación” por la pérdida de empleos en Estados Unidos a causa de la salida del Reino Unido de la UE. El encuentro con  el mandatario que se alegró del 'brexit' y llegó a definir a la UE como un “consorcio” para beneficio de Alemania ha sido "cordial y constructivo", han explicado fuentes europeas. Ha habido tiempo hasta para las bromas. “Hay dos presidentes de la Unión Europea”, le ha explicado con humor Tusk durante el saludo oficial recogido por las cámaras. “Lo sé”, le ha respondido con rapidez Trump, haciendo un gesto con las dos manos hacia sus dos interlocutores. “Y sobra uno de los dos”, ha añadido bromeando Juncker, señalando a su colega polaco.

"EL PAPA ES GENIAL"

Una charla distendida en la que Trump les ha explicado que se ha encontrado en esta gira “con muchos líderes, algunos de ellos fantásticos”, y recibimientos “nunca vistos” como el que le profesaron en Arabia Saudí. Pero si hay alguien que le ha causado impresión es el papa Francisco. “Muy impactante. El Papa es genial”, ha llegado a decir. Al encuentro con Tusk y Juncker se han sumado posteriormente el presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, y la alta representante para la política exterior, Federica Mogherini.  

Si hay dos asuntos de primer orden que preocupan en Bruselas son las relaciones comerciales y el acuerdo sobre cambio climático de París, cerrado en diciembre del 2015 con Barack Obama en la Casa Blanca, y clave en el objetivo de limitar las emisiones de gases con efecto invernadero. Trump ha avanzado su intención de dar un portazo a ambos asuntos, aunque los europeos esperan convencerle de lo contrario. “Mi principal mensaje al presidente Trump ha sido que lo que da a nuestra cooperación y nuestra amistad un significado más profundo son los valores occidentales fundamentales, como la libertad, los derechos humanos y el respeto a los valores occidentales”, ha explicado Tusk.

PRÓXIMA REUNIÓN SOBRE COMERCIO

Te puede interesar

No todo han sido jarros de agua fría. La Unión Europea y Estados Unidos coinciden en que es necesario acelerar en la lucha contra el terrorismo y cooperar contra las prácticas comerciales desleales de terceros países, en clara referencia a China. De momento, Bruselas y Washington se han comprometido a poner en marcha un grupo de trabajo para acercar posturas en cuestiones comerciales bilaterales difíciles -léase el TTIP- y a nivel mundial que podría reunirse en las próximas semanas, según ha anunciado Juncker tras encontrarse con el presidente francés, Emmanuel Macron.

Ambos dirigentes se han visto hoy las caras con Trump y han ofrecido una valoración similar sobre su encuentro. “Ha sido una entrevista muy buena, pragmática y calurosa. Una entrevista necesaria porque Estados Unidos sigue siendo un socio esencial en seguridad colectiva y lucha contra el terrorismo”, ha explicado el liberal francés, que le ha pedido a Trump que no tome “decisiones precipitadas sobre el acuerdo de cambio climático de París". “La mayor tarea hoy es la consolidación del conjunto del mundo libre en torno a esos valores, y no solo intereses. Valores y principios primero. Eso es lo que nosotros, Europa y América, deberíamos estar diciendo", ha concluido Tusk.