Ir a contenido

ELECCIONES EN ALEMANIA

El 'efecto Schulz' revive a los socialdemócratas alemanes

La candidatura del expresidente del Parlamento Europeo relanza las opciones electorales del SPD frente a la todopoderosa Angela Merkel

Carles Planas Bou

Martin Schulz, en un acto del partido en Orscholz.

Martin Schulz, en un acto del partido en Orscholz. / EFE / RONALD WITTEK

Martin Schulz ha vuelto a Alemania para hacer que se tambalee el panorama político del país. A principios del 2017 los socialdemócratas (SPD) afrontaban un momento crítico. La gran mayoría de los partidos ya habían presentado a sus candidatos para las elecciones federales del próximo 24 de septiembre. La cancillera Angela Merkel seguía exhibiendo músculo político. Su figura estaba golpeada por la crisis de los refugiados y el auge del nacionalismo xenófobo, y parte de la ciudadanía sigue sin percibir las mejoras macroeconómicas, pero otra vez era el SPD el que parecía salir peor parado de la coalición de gobierno con los conservadores. Hasta que ha llegado Schulz.

En tan solo dos semanas el expresidente del Parlamento Europeo ha puesto patas arriba el tablero político alemán y ha devuelto la ilusión a un SPD mermado por una constante crisis de liderazgo. El estado de ánimo ha cambiado en la sede del partido y eso parece traducirse, de momento, en la calle. Más allá de la fiabilidad real de sus cálculos a falta de ocho meses para las elecciones, las encuestas han pasado de pronosticar un batacazo con sus peores resultados históricos a una mejora de hasta siete puntos que le llevaría a obtener entre el 23% y el 29% de los votos. Los últimos datos incluso apuntan a un sorpasso rojo: el SPD obtendría el 31% frente al 30% de la Unión Demócrata Cristiana (CDU) mientras que, por voto directo, el 50% de los ciudadanos optaría por Schulz frente al 34% de Merkel, números que no se veían en Alemania desde hace una década.

ALTERNATIVA REAL A MERKEL

Más allá de la fragilidad de las encuestas, Schulz parece ilusionar a una base socialdemócrata deprimida, pero ¿por qué ilusiona tanto? “Schulz ha supuesto un 'shock', es la primera vez en muchos años que un candidato del SPD puede presentarse como alternativa real a Merkel”, asegura Franco Delle Donne, consultor en comunicación política que ha trabajado para los socialdemócratas. Librero de profesión, exalcohólico y futbolista frustrado, el pasado del nuevo líder socialdemócrata impulsa aún más su imagen. “Personifica valores de la socialdemocracia como la igualdad de oportunidades incluso para que el que cae más bajo pueda volver a levantarse”, añade.

Su perfil como outsider de la política alemana es un arma de doble filo. Curtido profesionalmente en Bruselas, por un lado tiene mucho más margen y credibilidad que su antecesor y amigo Sigmar Gabriel, vicecanciller con Merkel, para criticar en campaña a la cancillera e impulsar un programa propio que se nutra del espacio moderado y pragmático de la CDU y Los Verdes. Por el otro, puede criticarse su falta de experiencia nacional. Su marcado europeísmo y su papel destacado en el 'establishment' comunitario también le pueden dificultar reconducir el trasvase de votos de socialdemócratas indignados que ahora optan por los nacionalistas xenófobos de Alternativa por Alemania (AfD).

EMOCIONAR AL ELECTORADO

A falta de medidas concretas que le distancien de la CDU, Schulz ha apelado más a las emociones que a unas propuestas aún difusas. “Schulz hace que el SPD deje de contemplar su miseria y mire al futuro, y despierta la memoria de la época dorada por su retórica y puesta en escena”, analiza el politólogo y periodista Christoph Hickmann en el diario muniqués 'Süddeutsche Zeitung'. Ese suflé, advierte Delle Donne, puede deshincharse cuando Schulz deba pronunciarse sobre temas trascendentales y difíciles de gestionar comunicativamente para el SPD como los impuestos, la llegada de refugiados y, sobre todo, la justicia social.

Hasta ahora Schulz ha evitado pronunciarse agresivamente contra la canciller y ha optado por un discurso centrado en las ideas para convencer al electorado. Aún así, la CDU ha percibido la amenaza de su nuevo rival político y ha pasado a una posición de ataque electoral contra su actual socio de gobierno. “Aquellos que solo dicen que aquí todo es injusto endurecen el discurso de AfD”, ha la vicepresidenta de la formación conservadora, Julia Klöckner.

Martin Schulz puede ser clave para relanzar al SPD cara a parte de su desencantado electorado y evitar así su particular ‘pasokización’, que amenazaba con convertir al partido socialdemócrata más antiguo de Europa en una fuerza irrelevante en un tablero político alemán cada vez más atomizado. Recuperar el espacio perdido por varios flancos y volver a diferenciarse de los conservadores será una tarea titánica. El regreso a Berlín del hijo pródigo socialdemócrata ha catapultado al SPD. Si este es un efecto momentáneo o duradero aún está por ver.

¿Están los alemanes cansados de Merkel?

El aterrizaje de Martin Schulz a la política alemana ha abierto la puerta a nuevas especulaciones sobre el futuro de Angela Merkel. Este lunes el tabloide 'Bild', el diario más leído del país, consultó a sus lectores sobre esa cuestión y con cerca de 50.000 respuestas solo un 26% se mostró partidario de su continuidad al frente del país. A pesar de que no son extrapolables a la realidad, los resultados muestran que Merkel puede enfrentarse a sus elecciones más reñidas.

Más allá del momentum rojo, muchos expertos apuntan a que la canciller volverá a recuperar terreno. Como remarca el asesor político Franco Delle Donne, las encuestas que perjudican más a la CDU e incluso rebajan hasta el 30% su proyección se realizan por Internet, lo que contribuye a excluir a un votante jubilado y conservador propenso al votar a Merkel. Así, tampoco tienen en cuenta un voto indeciso que puede ser determinante.

A falta de siete meses para las elecciones es difícil calibrar el poder real de la canciller pero la historia concluye que Mutti (la Madre) siempre supera las expectativas. “Si hay algo seguro en la política alemana es que nunca se debe subestimar a Merkel”, asegura Delle Donne.