Renzi pone en vilo a Europa con su continuidad en el aire

El primer ministro italiano ha dicho que dimitirá si pierde el referéndum sobre la reforma constitucional

Toda la oposición y una parte de la izquierda se opone a los cambios en la Carta Magna

Renzi habla en la Cámara de Diputados en Roma, el 9 de noviembre.

Renzi habla en la Cámara de Diputados en Roma, el 9 de noviembre. / AP / ETTORE FERRARI

Se lee en minutos

Italia decidirá este próximo domingo si quiere hacer el cambio más profundo en su ConstitucióncambioConstitución desde que es República (1946), o adentrarse en un futuro por explorar y que se anuncia turbulento. En entredicho no solo está una propuesta constitucional que modifica 44 artículos -de 139- de la Carta Magna sino también la supervivencia del principal promotor de la reforma, el primer ministro Matteo Renzi, quien aseguró que dimitirá si pierdeprimer ministro Matteo Renzi. Una eventualidad que, alimentada por el voto antisistema y de protesta, los sondeos dan por hecha. El torbellino está anunciado y más allá de las fronteras de Italia

"Hay un clima de guerra civil", ha ironizado el cómico Maurizio Crozza, al subrayar la inusitada polarización social que está generando la cita. “Es el salto al vacío de Renzi”, ha dicho el comentarista Massimo Gramellini.  

Unos 47 millones de italianos están llamados a las urnas para responder con un ‘sí’ o un ‘no’ sobre la reforma que, en su punto más relevante, propone el fin del llamado bicamarismo paritario. Esto implica la supresión de la paridad de poderes de la Cámara de Diputados y del Senado. Esta última se transformaría en un órgano de vocación más regional con menos senadores (de 319 pasaría  a 100) y, por el contrario, la Cámara de Diputados pasaría a ser la única institución con prerrogativas para tramitar y aprobar la gran mayoría de las leyes (se excluyen las constitucionales y los tratados europeos), dar el voto de confianza al Gobierno o declarar guerra. 

La cuestión es que desde que el Parlamento aprobó la ley de la reforma en abril pasado, el flanco de los opositores a la misma se ha ido engrosando. En concreto, al Movimiento Cinco Estrellas (M5S) y a la xenófoba Liga Norte, se han ido sumando partidos de la derecha que en una fase inicial la apoyaron. Entre estos está incluso la maltrecha Forza Italia, de Silvio Berlusconi. Pero también se han añadido movimientos de ciudadanos -juristas, periodistas y otros profesionales- e incluso un ala rebelde e izquierdista del propio Partido Democrático (PD).

EL 'NO' GANA EN LOS SONDEOS

Con ello, desde que en septiembre se anunció la fecha del referéndum, los sondeos apuntan a una derrota de Renzi. Los últimos, de Ipsos, Piepoli y Demopolis, han situado la victoria del 'no' por ocho puntos. 

Sin embargo, el resultado es todavía una incógnita. No solo por los desaciertos de las encuestas en el último año. También se prevé una abstención alta (si bien el quórum bajo no pone en entredicho la validez de la consulta), y hay también un gran número de indecisos. Algo que remite también a que muchos italianos desconocen una reforma que es compleja y que solo el 8% considera prioritaria para el país. 

En este contexto, la principal consecuencia del triunfo del ‘sí’ es bastante evidente: se refuerza un líder europeo, Renzi, que hoy en día ostenta el liderazgo del partido de centroizquierda que mejor ha resistido a las turbulencias experimentadas en el resto de Europa, tal y como opina Luca Sappino, en las páginas de 'L’Espresso'.   

Te puede interesar

En cambio, en caso de la victoria del ‘no’, se abre un ventanal de posibilidades que van desde su efectiva dimisión y el caos político, a la eventualidad de un Gobierno provisional (liderado por él u otro) y la convocatoria de nuevas elecciones. Con las implicaciones anexas: el golpe a la ya frágil y poco recuperada economía italiana y, a renglón seguido, convertirse en blanco predilecto de la especulación bursátil, amenazando también a otros países europeos, según llegó a alertar incluso el Banco de Italia.

El efecto Trump