Ir a contenido

ADIÓS A UN MITO

Miles de cubanos comienzan a despedir a Fidel

Colas interminables en la plaza de la Revolución para homenajear al líder fallecido

Las cenizas del comandante recorrerán el país en una caravana de cuatro días

HUGO LUIS SÁNCHEZ

Miles de cubanos acuden a la apertura de la capilla ardiente de Fidel Castro / ATLAS

Miles de cubanos acuden a la apertura de la capilla ardiente de Fidel Castro
Decenas de cubanos hacen cola para despedir a Fidel Castro.
Comienzan las honras fúnebres por Fidel Castro

/

No por esperada la imagen que ofrece La Habana este lunes deja de ser muy impactante: desde el amanecer, columnas interminables de personas llegan hasta la plaza de la Revolución desde distintos puntos de la capital cubana para dar el último adiós a Fidel Castro.

La gente va marchando, solos, agrupados en sus barrios, por colegios, centros de trabajo, unidades militares, hasta que lo que fueron individuos aislados o pequeños grupos se van compactando. Otros, desde puntos más lejanos, son transportados en omnibuses y camiones.

ENRIQUE MARCARIAN / REUTERS

Homenaje a Fidel Castro en La Habana.

ORGULLO

Ya en la plaza, son organizados en puntos desde los que parten filas, en silencio, compuestas por individuos de diferentes edades. Fundamentalmente por jóvenes, que nacieron con la revolución y que hasta hace solo unos años tuvieron a Fidel Castro como única imagen de la política nacional, omnipresente. Y más jóvenes todavía, como Idoliris, de 16 años, quien explicaba a Efe mientras hacía cola su "tremendo orgullo" por poder despedirse de Fidel y su "tremenda pena" por su pérdida.

También abundan personas mayores y muy mayores que han vivido escuchándole siempre, en ocasiones en interminables jornadas en la televisión, su medio favorito con el que cautivaba. "Orgullosa" y "eternamente agradecida" a Fidel se declaraba Bárbara Guerra, maestra jubilada, de 78 años, quien afirmaba a Efe que sin los logros de la revolución, como mujer negra, no hubiera disfrutado de los "derechos y oportunidades" que ha tenido. 

PEDRO PARDO / AFP

Cubanos haciendo cola para despedirse de Castro.

EN SILENCIO

La mayoría de los que asisten van vestidos de manera informal, pero llaman la atención algunos ancianos que evidentemente han decidido venir con sus mejores ropas y que avanzan serios, en señal de respeto. El silencio es tal que llega a molestar y más en esta plaza, acostumbrada al bullicio perpetuo de los cubanos.

Dentro del Memorial José Martí se reparten en tres salas, cada una presidida por una de las más vistas fotos de Fidel, en la Sierra Maestra, con una mochila en la espalda y el fusil de mira telescópica que solía llevar en sus días de guerrillero. Está mirando hacia el horizonte.

En el resto del país se han establecido locales donde se convoca a los cubanos a firmar un documento de fidelidad a los principios de la revolución, definidos punto a punto por el propio Comandante en Jefe hace 16 años y que comienzan por "Revolucion es..."

ENRIQUE DE LA OSA / REUTERS

Altar donde reposan las cenizas de Castro.

CARAVANA DE CUATRO DÍAS

Los cubanos podrán hasta este martes seguir acudiendo al memorial, y al anochecer habrá una concentración en la plaza de la Revolución que se prevé que sea una de las más multitudinarias vistas en este país.

A partir del miércoles, la urna con las cenizas de Castro será trasladada, en una caravana de cuatro días y 900 kilómetros de recorrido, desde La Habana hasta Santiago de Cuba, rememorando, en sentido inverso, el itinerario de la Caravana de la Libertad en enero de 1959.

El entierro está programado para el domingo en el cementerio de Santa Ifigenia de Santiago de Cuba, el mismo en el que está enterrado el poeta y político republicano José Martí (1853-1895).

LOS FUNERALES IMAGINADOS

Una vez que el mandatario comenzó hace 10 años su retiro paulatino, aún dando señales de querer retornar al poder que mantenía de forma absoluta desde el 8 de enero de 1959 cuando entró en La Habana al frente del Ejército Rebelde, en ocasiones se oía a la gente conversar sobre cómo serían los funerales del Comandante en Jefe.

Luego vino su anuncio, en el 2008, de que no aceptaría más cargos, y los tuvo todos, desde el de secretario general del Partido Comunista, el poder real en esta isla, hasta el de jefe militar supremo y presidente de los Consejos de Estado y de Ministros.

Pero proseguía manifestando sus opiniones, esa era su personalidad, genio y figura, con editoriales que denominaba 'Reflexiones', reproducidos una y otra vez por los principales medios y que llevaban cada uno la hora exacta en la que los había concluido. Le hablaba el mundo, no aceptaba tribunas pequeñas, y quería que se le siguiera escuchando alto y claro.

De entonces acá, en sus fotos y videos –casi no incluían audio– se le fue viendo cada vez más deteriorado, encorvándose, y en igual medida los cubanos volvían sobre el tema de sus funerales, estos de ahora, y que son como todos imaginaban, incluso por la magnitud.

Una de las palabras preferidas de Fidel Castro fue 'eternidad': revolución eterna, socialismo eterno… La eternidad se repite mucho, aún.