10 ago 2020

Ir a contenido

CONFLICTO CIVIL EN ORIENTE PRÓXIMO

Rusia asume la "guerra total" de Asad contra los rebeldes en Siria

Expertos rusos no creen posible una victoria militar del tándem Damasco-Moscú en Alepo, pero solo auguran una reanudación de la diplomacia cuando haya una nueva Administración en EEUU

El Kremlin mantiene desplegados en el país árabe alrededor de 4.000 militares, según el censo electoral; entre ellos hay miembros de las Fuerzas Especiales que luchan junto al Ejército sirio

Marc Marginedas

Cráteres dejados por las bombas rusas en Alepo.

Cráteres dejados por las bombas rusas en Alepo. / REUTERS TV (REUTERS)

"En la guerra de Siria, Rusia ha asumido ya plenamente la estrategia bélica de Bashar el Asad, que nunca creyó en el proceso de paz, y la ofensiva terrestre en Alepo, con apoyo ruso, es la prueba de ello". En estos términos se expresa telefónicamente Aleksandr Golts, analista militar independiente y redactor-jefe de la publicación Yezhenedelny Zhurnal. "Pero ello no quiere decir que sea la estrategia adecuada", acaba puntualizando.

En opinión de Golts, la fase de "guerra total" en la que se encuentra el conflicto sirio, sin ninguna perspectiva a la vista para la diplomacia, radica en la "falta de confianza" entre Moscú y Washington. "Desde el principio, nunca creí que EEUU y Rusia pudieran colaborar en Siria; para ello era necesario una confianza entre ambos ejércitos que no existe", puntualiza Golts. Y esas sospechas mutuas, según este experto, tiene su origen "en la crisis de Ucrania". 

LA DESCONFIANZA DE OBAMA

Dicha opinión es compartida, también en una entrevista telefónica, por Fedor Lukiánov, analista internacional y redactor-jefe de la publicación 'Russia in Global Affairs'. "Los recelos y las suspicacias entre Moscú y Washington son un hecho; el propio presidente Obama ha hablado públicamente de ellas", sostiene Lukiánov.

Golts, una de las voces más críticas con la política exterior de su país, cree que, ahora que Moscú ha optado por implicarse a fondo en la guerra civil de Siria, descartando una salida negociada, al presidente Vladímir Putin se le presenta un complicado horizonte con solo tres opciones. "Es evidente que no hay ninguna posibilidad de lograr una victoria militar sobre el terreno; por ello el Kremlin cuenta con tres salidas: o bombardea a la oposición hasta el final, o acaba por retirarse, saliendo el país malparado de la contienda y perdiendo prestigio, o envía refueros militares terrestres".

El Kremlin evita hacer comentarios acerca de la presencia de tropas terrestres en el país árabe, y sostiene, oficialmente, que su intervención se reduce a dar apoyo aéreo al régimen de Damasco. Sin embargo, gracias al censo electoral de las legislativas celebradas recientemente en Rusia, los medios de comunicación han podido tener una idea aproximada del número de militares rusos en Siria.

4.300 RUSOS EN SIRIA

De acuerdo con dichos datos, un total de 4.378 ciudadanos rusos emitieron su voto en urnas móviles desplegadas fuera de la capital, Damasco. Pese a que antes de la guerra muchos expatriados rusos vivían en Siria, se sabe que la gran mayoría de ellos regresaron al estallar el conflicto, con lo que se deduce que el número de militares enviados ronda los cuatro millares.

A principios de mes, blogueros informaron de la presencia de Fuerzas Especiales rusas en la conquista de puntos estratégicos en el sur de Alepo después de observar fotografías difundidas en la prensa árabe. "Los soldados de las Fuerzas Especiales rusas en la imagen aparecen totalmente armados y en uniforme, como si hubieran participado en el combate", destacó Alexander Mercouris en 'The Duran' acompañando el texto de una foto.

Pese al fracaso actual de la diplomacia, Lukiánov, a diferencia de Golts, cree posible el regreso a la mesa de negociación pasado un tiempo. "Ningún bando puede imponerse sobre otro, ni siquiera el régimen puede reconquistar Alepo", destaca. Eso sí,  ello no será posible antes de que se instale en Washington "una nueva Administración", tras las presidenciales del 8 noviembre.