CUMBRE DE BRATISLAVA

Los líderes de la UE pactan una unidad con alfileres

Los dirigentes europeos, salvo la británica Theresa May, escenifican en el Danubio que quieren que el proyecto europeo siga navegando

Los mandatarios acuerdan una hoja de ruta de mínimos centrada en reforzar la seguridad y el control de las fronteras frente a la inmigración irregular

Angela Merkel atiende a los periodistas a su llegada a  la cumbre.

Angela Merkel atiende a los periodistas a su llegada a  la cumbre. / EFE / FILIP SINGER

4
Se lee en minutos
Silvia Martinez
Silvia Martinez

Periodista

ver +

El diagnóstico de los líderes europeos es compartido. El 'brexit' ha abierto una grieta enorme en la nave europea, la situación es “crítica” y la amenaza de “dislocación” es real. Por eso, independientemente de que la Unión Europea empiece a navegar sin el Reino Unido a bordo, es necesario cambiar el rumbo y, sobre todo, mantenerse unidos. Los jefes de Estado y de Gobierno han abierto este debate en la cumbre informal de Bratislava (Eslovaquia) que se ha saldado este viernes con una hoja de ruta de mínimos que incluye dos promesas: el refuerzo de la seguridad frente al terrorismo y los controles en las fronteras.

Donald Tusk

PRESIDENTE DEL CONSEJO EUROPEO

"Estamos de acuerdo en que nunca más permitiremos que vuelvan los flujos migratorios sin control"

Es prácticamente en lo único que están de acuerdo y solo así, entienden, lograrán combatir el descontento y recuperar la ilusión en torno al proyecto europeo. “El hecho de que miles de ciudadanos se sienten inseguros es real. Están preocupados por la falta de control. Expresan temor por la inmigración, el terrorismo y su futuro económico y social”, ha manifestado el presidente de la UE, Donald Tusk, tras una reunión a veintisiete, la primera que celebran sin la británica Theresa May. La cita se convocó en junio, en respuesta a la victoria del 'brexit', y marca el inicio de un proceso de reflexión que concluirá en marzo del 2017. Para entonces el polaco confía en que Londres ya habrá activado las negociaciones de salida.

Angela Merkel

Cancillera alemana

"Estamos en una situación crítica. Debemos demostrar que podemos mejorar"

Pese al tono “franco” y “sin reproches” del debate, según un alto cargo del círculo de Tusk, la unidad que han querido mostrar en Bratislava está cogida con muchos alfileres. Aunque los Veintisiete han optado por dejar de lado la confrontación, hay cuestiones que más que unir siguen dividiendo. A la cabeza, la inmigración. Todos los mandatarios coinciden en que es necesario detener la inmigración irregular. Desde Angela Merkel hasta el primer ministro húngaro, Viktor Orbán, y las promesas recogidas en la nueva hoja de ruta son un claro ejemplo.

Viktor Orbán

PRIMER MINISTRO HÚNGARO

"La existencia de más Europa no es una buena respuesta para todas las crisis como, por ejemplo, la inmigración"

François Hollande

PRESIDENTE DE FRANCIA

"Hemos de recuperar el vínculo que se ha perdido entre los ciudadanos y Europa"

Para empezar, no permitir jamás que vuelvan “los flujos migratorios descontrolados” -Tusk mencionaba inicialmente el caos migratorio, pero la fórmula fue suavizada a petición de Merkel-, garantizar un “control pleno” en las fronteras exteriores y ayudar más a Bulgaria a proteger su frontera con Turquía. De hecho, el Gobierno búlgaro se lleva el compromiso de Bruselas de entregarle 108 de los 160 millones de euros que pedía y la promesa de varios países de aportar parte de los 200 agentes y 50 vehículos que piden.

DIFERENCIAS EN INMIGRACIÓN

Pero las discrepancias siguen vivas y un ejemplo es el grupo de Visegrado. HungríaPoloniaRepública Checa y Eslovaquia insisten en que “la solidaridad debe ser flexible” y que cada Estado miembro debe ser libre de decidir cómo y cuánto ayuda porque el plan de reparto de refugiados debe ser “voluntario”. De hecho, Orbán, pese a la satisfacción de Tusk o de Jean-Claude Juncker, se queda con que “la cumbre no fue exitosa” porque mantiene una política “ingenua”.

Matteo Renzi

primer ministro italiano

"Hemos dado un paso adelante, pero muy pequeño. Sin cambiar las políticas económicas y de inmigración, Europa está en peligro"

El italiano Matteo Renzi también se marchaba insatisfecho. “Defender que se ha dado un paso adelante en el documento de migración me exigiría un poco de fantasía, del tipo a la que solo se pueden prestar los equilibristas del vocabulario”, ironizaba en una rueda de prensa celebrada en paralelo a la del presidente francés, François Hollande, y la cancillera alemana, Angela Merkel.

Mariano Rajoy

pRESIDENTE ESPAÑOL

"Nos hemos puesto de acuerdo en poner todo el esfuerzo de Europa para ocuparnos de las cosas que preocupan a la gente. La gente quiere seguridad"

Noticias relacionadas

“Si sobre algunos temas Alemania y Francia se ponen de acuerdo y dicen que están satisfechos, yo estoy contento por ellos. Pero no estoy contento con las conclusiones sobre inmigración y crecimiento” y “no puedo hacer una rueda con Merkel y Hollande sin compartir las conclusiones”, advertía. “No puedo recitar el libreto para hacer ver que estamos todos unidos”, avisaba. Sabedores de que todos los ojos están puestos en Berlín y París, los máximos responsables del eje franco-alemán han querido demostrar que ante “la crítica situación” actual, tal y como definía Merkel, tienen voluntad de seguir guiando una nave que este viernes tuvo riesgos de encallar en el Danubio -literalmente el barco en el que almorzaron tuvo que darse la vuelta por falta de agua- pero que aspira a llegar a buen puerto en marzo del 2017, cuando el Tratado de Roma celebra 60 años. “La UE no es perfecta, pero es lo mejor que tenemos”, avisa Tusk.

Schulz reclama responsabilidad

El presidente de la Eurocámara, Martin Schulz, no estaba invitado al castillo de Bratislava, pero eso no ha impedido que acudiera a la capital eslovaca a recordar a los jefes de Estado y de Gobierno de la UE que las instituciones europeas son un mero intrumento y que ellos son quienes tienen la responsabilidad de tomar decisiones. “La UE es tan fuerte como los Estados miembros lo permitan. La Comisión y el Parlamento forman parte, pero la Unión en sí está creada por los Estados miembros. Tienen que asumir su responsabilidad”.