Ir a contenido

ENTREVISTA

Önhon: "La UE busca excusas para no cumplir el pacto con Turquía sobre refugiados"

El embajador turco en España denuncia la lentitud de las ayudas europeas a los sirios y lamenta el "débil y tardío" apoyo a Ankara tras el golpe de Estado fallido

Martí Benach

Ömer Önhon, durante la entrevista, esta semana, en un hotel de Barcelona.

Ömer Önhon, durante la entrevista, esta semana, en un hotel de Barcelona. / ROBERT RAMOS

Dos meses después del golpe fallido en Turquía, y con el estado de emergencia aún en vigor, Ömer Önhon justifica las detenciones y purgas masivas en su país, todavía “impactado y traumatizado” por la intentona golpista presuntamente urdida por el clérigo opositor Fethullah Gülen, exiliado en EEUU. El embajador turco en España se declara decepcionado con el “tardío” apoyo de la UE, a la que critica por no cumplir con lo acordado en el polémico pacto para controlar el flujo de refugiados hacia Europa.

-En la UE sorprendió la contundente reacción tras el golpe fallido en Turquía. ¿Cómo explica que a los pocos días se realizaran tantos miles de detenciones? -En el corazón del intento de golpe está el Movimiento Gülen, infiltrado desde hace años en instituciones estatales, empresas, medios de comunicación, academias… Tiene dos caras: una fachada de paz, diálogo interconfesional, educación, y un interior muy diferente, de carácter terrorista y criminal. En el 2013 ya intentó tomar el control del Estado usando la magistratura. Hubo arrestos, juicios y despidos por supuestos vínculos con el movimiento. Así que tras el golpe, la investigación contra este grupo ya había empezado, teníamos ya una lista previa de nombres.

-¿Cuántos continúan bajo arresto? -No conozco el número exacto, quizá sean 30.000 o algo así, pero la investigación sigue en marcha. Puede que algunas de estas personas sean inocentes, pero lo sabremos después de que hayan pasado por los tribunales…

-Aparte de militares y funcionarios, miles de personas han sido despedidas de su trabajo en diferentes organizaciones. ¿Van a juzgarlas a todas? -Serán sometidos al sistema legal turco, y sus casos van a ser escuchados en los tribunales. Ya veremos, pero hay muchas pruebas concretas de que la mayoría pertenecen al Movimiento Gülen…

"Tenemos muchas pruebas concretas de que la mayoría de golpistas pertenecen al Movimiento Gülen"

-¿Recuperarán su puesto de trabajo si se demuestra que no estuvieron involucrados? -Se hará lo que se pueda dentro del Estado de derecho. Pero no puedes esperar estar involucrado en tal organización con tales objetivos y continuar tu vida como si nada hubiera sucedido. Si eres culpable, debes asumir las consecuencias; si no, no te pasará nada.

-¿Qué pruebas concretas tiene Turquía contra Fethullah Gülen? -Muchas, y en primer lugar, las que facilitaron personas involucradas directamente en el golpe y que han confesado para obtener reducciones de pena. Nos explicaron claramente cómo fueron reclutados y cómo se infiltraron en el Ejército, la diplomacia, la policía, etc. En la noche del golpe, algunos explicaron a la cúpula militar que eran soldados de Gülen, su líder ideológico. Uno de los tres principales civiles que lo dirigieron había vuelto un día antes de EEUU. Era el imán de las fuerzas aéreas, y le capturaron en la principal base aérea golpista. Logró escapar y nadie sabe dónde está.

-¿Cómo valora la reacción de  la UE durante y después del golpe fallido? -Nos decepcionó un poco, porque se trató de un intento de golpe contra el pueblo turco y su democracia, y esperábamos que la UE y la comunidad internacional, especialmente la UE, sería más afable en su apoyo a Turquía. Pero desafortunadamente no fue el caso, las declaraciones de apoyo a Turquía fueron débiles y algunas un poco tardías.

-¿Cómo afectará esta situación a las relaciones con la UE y a las negociaciones de adhesión? -Creo que esta cuestión debería ser preguntada básicamente a la UE, porque Turquía ha escogido la adhesión a la UE como una opción estratégica, y estamos negociando con la UE desde hace años. Comenzamos en el 2004, pero desafortunadamente, aunque la UE quiera dar la impresión de que es Turquía quien se está distanciando de la UE, no es así en absoluto. Al contrario. Queremos ingresar, convertirnos en parte de la UE, mientras que esta nos está cerrando la puerta en las narices. Las declaraciones de algunos países miembros de la UE son en realidad muy decepcionantes en este sentido.

"La pena de muerte fue abolida en Turquía en el 2004 y nada revertirá aquella decisión"

-En Europa saltaron las alarmas por la posibilidad de que Turquía restablezca la pena de muerte. ¿Van a reinstaurarla? -Hablar de esto es una auténtica pérdida de tiempo. El intento de golpe impactó a la población, fue un trauma, y es natural que la gente quiera un castigo severo para los que cometieron aquel crimen. Pero la reinstauración de la pena capital se propuso en un momento de alta tensión emocional. Ahora todo el mundo piensa en términos más lógicos. La pena de muerte fue abolida en el 2004, y nada revertirá aquella decisión. Ni tan solo hay indicios de que se vaya a discutir en el Parlamento, aunque nunca se sabe.

-¿Está en peligro el acuerdo entre Turquía y la UE sobre los refugiados? -No diría si lo está o no, pero sí diré que cuando dos partes firman un acuerdo, tienen que implementarlo. Turquía lo está haciendo, pero la UE no. La exención de visados para los turcos, por ejemplo, no se está produciendo. Además, la UE iba a contribuir a financiar proyectos para los refugiados sirios en Turquía, y la ayuda que ha llegado hasta ahora es solo una mínima cantidad de lo estipulado.

-Después de seis meses, ¿no puede hacer un balance más satisfactorio? -Por supuesto que no. ¿Cómo puedo estar satisfecho? En el acuerdo con la UE se establecía una ayuda de 3.000 millones de euros en un año y 3.000 al siguiente. La cantidad que ha llegado hasta ahora no supera los 300 millones. Debo insistir en que este dinero no es para las arcas turcas, sino para gastar en proyectos asistenciales para los sirios que debemos discutir y acordar entre todos.

-¿Por qué no está solventada aún la cuestión de la exención de visados? -Deberíamos preguntárselo a la UE. Cuando sus dirigentes acuerdan algo con algún país, se reúnen, lo firman, lo explican, y al regresar a sus países cada uno dice algo más. ¿Cómo se puede negociar de este modo? Casi todas las condiciones que exigieron se están cumpliendo. Por lo que sé, hay un problema con la definición de terrorismo en nuestra legislación, pero Turquía está combatiendo en estos momentos contra el terrorismo, estamos sufriendo bajas a diario, y en este contexto, es realmente incomprensible que la UE intente imponernos cambios en nuestras leyes antiterroristas. Leyes que, por cierto, no son diferentes de las de muchos países de la UE. Esto nos lleva a una pregunta: ¿están intentando buscar excusas? Porque cada vez encuentran una excusa, y esta no es forma de actuar. Por supuesto que estamos decepcionados.

-Ankara está combatiendo al Estado Islámico, pero también a las milicias kurdas. ¿Hasta qué punto están dispuestos a impedir el control kurdo en el norte de Siria y la creación de un territorio autonómo como en Irak? -Nuestro deber es garantizar la seguridad de nuestros ciudadanos, y por eso debemos asegurar la frontera con Siria, que se alarga por 911 kilómetros. Por eso participamos en la coalición internacional contra el EI. Es el enemigo de todos, la amenaza común. Pero ahí también debemos luchar contra las milicias kurdas afiliadas al PKK. El hecho de que también combatan al EI no les quita su naturaleza terrorista.

-¿Están dispuestos a enviar tropas sobre el terreno? -Allí el liderazgo en el combate lo ha asumido el Ejército Sirio Libre (ESL). Turquía le apoya, igual que la coalición, pero no piensa permanecer en la zona. Ayudaremos con tropas siempre que sea necesario, y nos retiraremos cuando el ESL logre expulsar al EI y cuando las YPG [milicias kurdas] se retiren y regresen a la zona este del río Éufrates.