20 feb 2020

Ir a contenido

Trump confirma la elección de Mike Pence para la vicepresidencia

El gobernador de Indiana es un conservador respetado y con experiencia en el Congreso

RICARDO MIR DE FRANCIA / WASHINGTON

El candidato republicano a la presidencia de EEUU, Donald Trump (derecha), junto con el candidato a vicepresidente, Mike Pence.

El candidato republicano a la presidencia de EEUU, Donald Trump (derecha), junto con el candidato a vicepresidente, Mike Pence. / REUTERS / JOHN SOMMERS II

Donald Trump ha confirmado este viernes la elección de Mike Pence para acompañarle como candidato a la vicepresidencia, solo unas horas después de afirmar que el anuncio se retrasaría por el "horrible atentado de Niza". El aspirante republicano a la Casa Blanca ha ventilado la decisión en las redes sociales y mañana lo presentará durante una rueda de prensa en Nueva York. "Estoy contento de anunciar que he elegido a Mike Pence como mi acompañante en la vicepresidencia", ha escrito en Twitter el magnate neoyorkino.

Evangélico y conservador hasta la médula, el actual gobernador de Indiana sirvió durante 12 años en la cámara baja del Congreso tras iniciar su carrera en la radio. De los tres nombres que sonaban para asumir el cargo era la apuesta más segura. La más sensata, a menos que quisiera aumentar todavía más los decibelios del circo de su campaña. A sus 57 años, Pence tiene experiencia ejecutiva y conoce el Capitolio, donde Trump necesita desesperadamente aliados ante la división que ha generado su candidatura en el Partido Republicano. La elección del gobernador debería servirle para motivar a los sectores más conservadores del partido y reconciliarse con los evangélicos de pro que sospechan de su integridad. Por el otro lado, difícilmente le servirá para atraer a los independientes.

"Espero que elija a un buen conservador y claramente Mike es uno de ellos", había dicho Paul Ryan, el líder de los republicanos en el Congreso. Incluso sus críticos han aplaudido la decisión. "Es la mejor decisión que Trump ha tomado hasta ahora", aseguró el diputado republicano, Jeff Flake. Firmemente opuesto al matrimonio gay, al aborto y la reforma sanitaria de Obama, Pence dejó un excelente recuerdo entre sus correligionarios durante su paso por el Congreso, aunque los demócratas lo consideran un "extremista". Después de tantos años en primera fila, tiene contactos y sabe cómo recaudar dinero, algo que Trump necesita imperiosamente porque Hillary Clinton le lleva una enorme ventaja en ese sentido. Se dice que es un hombre cercano a los hermanos Koch, dos de los principales mecenas del partido.

En la quiniela había otros dos candidatos: el expresidente de la Cámara de Representantes, Newt Gingrich y el gobernador de New Jersey, Chris Christie. Ambos tienen una estrecha relación personal con Trump y se les considera hombres leales al jefe. Pero uno y otro, que han sido candidatos a la presidencia, se parecen demasiado al candidato: son también versos sueltos, impulsivos, temperamentales e impredecibles. Christie, para colmo, estaba manchado por las sospechas de corrupción.

AUSENCIAS EN LA CONVENCIÓN

La decisión de Trump llega tres días antes de que comience en Cleveland la Convención Nacional Republicana. El partido ha hizo público el jueves la lista de personalidades y políticos que tomarán la palabra durante el cónclave. Como ya se esperaba, en ella no aparecen ni los últimos presidentes republicanos ni sus excandidatos a la presidencia, que no asistirán al cónclave en señal de rechazo a la candidatura del magnate.

Tampoco estarán muchos de los valores conservadores en alza, como la gobernadora de Carolina del Sur, Nikki Haley; la de Nuevo México, Susana Martínez, y Marco Rubio, senador por Florida y favorito del partido en las primarias tras la retirada de Bush. Tampoco se esperan grandes celebridades de la sociedad civil a pesar de que Trump prometió convertir la convención en un gran espectáculo.