CRISIS MIGRATORIA EN EUROPA

La UE admite que el plan de refugiados no funciona

Desde septiembre hasta ahora solo se han reubicado a 184 de las 160.000 personas comprometidas

Alemania presiona para reasentar refugiados sirios directamente desde Turquía

Refugiados sirios en un campo de refugiados de Osmaniye (Turquía), el 15 de diciembre.

Refugiados sirios en un campo de refugiados de Osmaniye (Turquía), el 15 de diciembre. / AFP / ADEM ALTAN

Se lee en minutos

La Unión Europea es consciente de que el plan para reubicar refugiados de Grecia Italia y reforzar el control de las fronteras exteriores ha sido un fracaso. Desde septiembre hasta ahora solo se han reubicado a 184 de los 160.000 sirios, eritreos e iraquís, solo funcionan dos de los 11 centros de registro de huellas dactilares prometidos y las llegadas de Turquía a través de las islas del Egeo, aunque se han ralentizado, siguen estando en torno a 4.000 diarias. Con este crudo panorama, los líderes europeos han querido aprovechar esta última cumbre del año para hacer balance y renovar el compromiso político en torno a una estrategia migratoria que sigue haciendo aguas.

“La aplicación de la estrategia resulta insuficiente y debe acelerarse”, admiten los 28 en el documento de conclusiones pactado durante la primera jornada del Consejo Europeo, el séptimo en lo que llevamos de año en el que se discute al máximo nivel político la crisis migratoria. “Para preservar la integridad de Schengen -el espacio de libre circulación de personas- es indispensable recuperar el control de las fronteras exteriores. Es preciso resolver con rapidez las deficiencias observadas, en particular en lo que respecta a los puntos críticos, la reubicación y el retorno”, prosiguen.

CUERPO DE GUARDACOSTAS Y FRONTERAS

Entre los compromisos forjados de nuevo: subsanar las deficiencias de las fronteras exteriores de Schengen -asegurando especialmente controles sistemáticos con las bases de datos relevantes y evitando el uso fraudulento de los documentos falsos-, resolver los problemas con los centros de registros y acordar un calendario preciso para abrir los nueve que todavía faltan, y tomar medidas para superar la negativa de muchos refugiados a registrarse. Además, los líderes se comprometen a examinar la nueva propuesta para crear un cuerpo de guardacostas y fronteras europeo y a llegar a un acuerdo antes de finales de junio.

La idea de que pueda llegar a actuar sin el consentimiento de un país, no obstante, sigue generando reticencias como corroboraba este jueves el presidente de la UE, Donald Tusk. “Europa no puede seguir siendo vulnerable cuando los países de Schengen no son capaces de proteger efectivamente sus fronteras. Si rechazamos la propuesta de la Comisión, tendremos que encontrar otra, pero me temo que será igual de dolorosa”, alerta el dirigente polaco sobre una iniciativa apadrinada por Francia Alemania.

ACOGIDA VOLUNTARIA

Te puede interesar

Berlín también presiona para que el máximo número de socios posible participe en un esquema de acogida de refugiados directamente de Turquía y que centró este jueves en Bruselas una minicumbre previa en la que estuvieron presentes once estados miembros -Mariano Rajoy estaba invitado pero no acudió-, los dirigentes europeos y el primer ministro turco, Ahmet Davutoglu

De la cita no salen números, pero sí supone toda una declaración de intenciones de hasta donde están dispuestos a llegar algunos países si Ankara coopera. "Solo habrá un programa voluntario si la inmigración se reduce significativamente y no estamos ahí todavía", advertía la cancillera Merkel admitiendo la necesidad de buscar alternativas ante el fracaso del plan de reubicación. Las conclusiones urgen a los embajadores permanentes de la UE a concluir el trabajo para movilizar los 3.000 millones prometidos a Turquía.