EXTREMISMO EN ÁFRICA

Los yihadistas de Boko Haram juran lealtad al Estado Islámico

El grupo terrorista africano dice que actuará bajo las órdenes del califa Al Bagdadi

El líder de Boko Haram Abubakar Shekan

El líder de Boko Haram Abubakar Shekan / AP

2
Se lee en minutos
BEATRIZ MESA / BAMAKO

Se trata de una nueva derrota del Gobierno nigeriano de Goodluck Jonathan ante el crecimiento del yihadismo en Nigeria, con efectos muy serios en el resto de la región del SahelEl grupo terrorista de Boko Haram (La educación occidental es pecado) da un salto cualitativo en su modus operandi y se adhiere al eslogan del Estado Islámico (EI).

El líder mediático de la organización criminal, Abubakar Schekau, anunció su adhesión oficial al califa, Abu Bakr Al Bagdadi, mediante un video difundido en las redes sociales y que ha sido autentificado por expertos en terrorismo.

El no ha sorprendido a nadie. Era sólo una cuestión de tiempo teniendo en cuenta las aspiraciones del grupo terrorista de situarse aún más en el foco internacional como ocurrió con la organización Al Qaeda ó su franquicia de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI).

De hecho, el yihadismo en África está siendo abanderado por los integrantes de Boko Haram, que en sólo cinco años se ha convertido en la milicia radical más numerosa -más de tres mil efectivos-, y por su actuación sanguinaria. El año 2014 se cerró con la muerte de nueve mil personas en manos del grupo criminal.

«Juramos lealtad al califa de los musulmanes, Abu Bakr Al Bagdadi, y lo vamos a escuchar y a obedecer tanto en tiempos de prosperidad como en tiempos de dificultad», dijo Shekau en el mensaje audiovisual, cuya puesta en escena recuerda a los vídeos propagandísticos del EI. «Llamamos a los musulmanes de todo el mundo a demostrar también su lealtad al califa porque es la única cura para las diferencias que dividen a la umma (comunidad o nación en árabe)", añadió el líder de Boko Haram.

VOCACIÓN REGIONAL 

La publicación del video se produjo poco tiempo después de que la organización criminal cometiera otros tres atentados simultáneos en dos mercados y en una estación de autobuses de la ciudad de Maiduguru, capital del Estado de Borno, al noreste del Nigeria, de las más golpeadas por la ofensiva de Boko Haram que consiguió imponer su hegemonía en aldeas y pueblos de algunos estados del país.

En el ataque murieron 58 personas. La declaración de pleitesía de los yihadistas a El Bagadadi no ha recibido respuesta aún, pero la aprobación de la sumisión no cambiará los mecanismos de actuación de Boko Haram cuya vocación es regional.

Su temible propagación por los países del Sahel ha llevado al Ejército del Chad -algunas localidades de este país están siendo atacadas- y en menor medida a Nigeria, a lanzar una campaña militar para recuperar las ciudades que cayeron bajo el control del grupo terrorista.

PERDER CREDEBILIDAD

Noticias relacionadas

«El mayor problema que se nos plantea con Boko Haram es que es una organización con una gran financiación difícil de cortar. Sus ingresos proceden del tráfico de drogas y de armas, principalmente», aseguraron a este diario fuentes de la seguridad europea en el Sahel.

Esta alta tensión no favorece a las próximas elecciones presidenciales del 28 de marzo, en las que Jonathan ha perdido credibilidad ante la opinión pública por su laxitud frente al terrorismo. Esta misma semana el Consejo de Paz y Seguridad de la Unión Africana autorizó el incremento de la fuerza multinacional de 7.500 a 10.000 efectivos -los países involucrados son Nigeria, Chad, Níger, Camerún y Benín- para hacer frente a la amenaza yihadista.