Ir a contenido

ATAQUE EN DINAMARCA

Lars Vilsk, en la lista negra de Al Qaeda

El artista sueco ha vivido entre agresiones e intentos de asesinato desde que publicara en el 2007 unas polémicas caricaturas de Mahoma

ADRIÀ ROCHA / BARCELONA

Lars Vilks, de 68 años, lleva 8 bajo amenaza permanente. En el 2007, para una exposición, el artista sueco realizó unas caricaturas en las que salía Mahoma representado en forma de perro. Las viñetas, que fueron rechazadas por distintas salas de exposiciones por motivos de seguridad, se publicaron finalmente en el periódico 'Nerikes Allehanda', hecho que las hizo correr más allá de la frontera de su país. 

Irán, Pakistán, Afganistán, Egipto y Jordania mostraron su malestar por la publicación de dichas caricaturas, aunque, evidentemente, la respuesta más radical fue la de Al Qaeda. Su líder de por aquel entonces en Irak, Abu Omar al Bagdadi, ofreció una recompensa de 100.000 dólares por su cabeza y de 150.000 en el caso que fuera asesinado como si de un cordero se tratara. Además, la organización terrorista también puso un precio de 50.000 dólares para el editor en jefe de 'Nerikes Allehanda'. Vilks, ante esto, comentó que "siempre va bien saber el valor de uno mismo".

EL SUECO MÁS BUSCADO

Ironías a parte, el polémico artista se ha pasado escondido y bajo la protección de la policía sueca desde entonces. Ha recibido amenazas de muerte, su web ha sido 'hackeada' y se encuentra en la lista de los más buscados por Al Qaeda. En el 2010 fueron detenidas 10 personas, siete hombres y tres mujeres, en Irlanda acusadas de planear el asesinato de Vilks. Ese mismo año, el artista también fue señalado como uno de los motivos, junto con la participación de Suecia en la guerra de Irak, por los cuales un grupo yihadista hizo estallar dos bombas en el centro de Estocolmo.