29 oct 2020

Ir a contenido

LA FORMACIÓN DEL NUEVO EJECUTIVO DE LA UE

Cañete deja dudas en su examen para comisario

El candidato se disculpa por su exabrupto machista

El exministro no aclara el vínculo de su cuñado con dos petroleras

MONTSE MARTÍNEZ / BRUSELAS

Fue un partido de pimpón

-término con el que han bautizado al ágil sistema de pregunta-respuesta para examinar a los comisarios- de nivel. Bolas complicadas tuvo que devolver en la Eurocámara el candidato a comisario de Energía y Cambio Climático Miguel Arias Cañete, que optó por coger el toro por los cuernos y salir al paso antes de que le preguntaran. Pidió disculpas por su «comentario desafortunado» de índole machista y aseguró que, tras su venta de acciones en el último momento, ni él ni su familia directa -hijo y esposa- tienen intereses ya en ninguna empresa petrolera.

Devolvió, en general, contundente el exministro español pero perdió reveses fundamentales. El más significativo, el referente a su cuñado, el gran ausente, presente, sin embargo, en toda la comparecencia. Miguel Domecq, cuñado de Arias Cañete, continúa formando parte del consejo de administración de las empresas Petrolífera Dúcar y Petrologis Canarias. Cañete se deshizo de sus acciones de estas dos mismas compañías y su hijo y su esposa abandonaron el consejo de administración. Hasta media docena de veces se le planteó la pregunta de la continuidad de la presencia de su familia en las compañías, las mismas que contestó con el silencio. La familia de la que debe dar cuenta -insistió hasta la saciedad- es de su progenitor y de su esposa.

«Mi conciencia está tranquila», apuntó Cañete que, en un alarde, aseguró: «Juncker me volvería a nombrar». Está previsto que hoy empiecen las reuniones para valorar si Cañete supera la audición. En la sala contigua, el conservador británico Jonathan Hill no logró, de momento, el aprobado de la Eurocámara para convertirse en comisario de Servicios Financieros en el nuevo Ejecutivo comunitario de Jean-Claude Juncker. La semana que viene tiene la oportunidad de matizar algunas de las cuestiones para que los eurodiputados disipen sus dudas sobre su idoneidad para el cargo dados sus vínculos con la City londinense.

A ÚLTIMA HORA / Otra bola de difícil revés para Cañete fue la que hacía referencia a la rectificación de su declaración de intereses en el último momento para incorporar unos complementos salariales que cobró en calidad de presidente del comité electoral del PP. Zanjó el tema diciendo que eran gastos de representación, no un sueldo.

«No nos pone las cosas fáciles», se arrancó la responsable de la delegación del PSOE en el Parlamento Europeo Iratxe García para añadir: «Primero nos insulta a todas las mujeres; después, para bordear un clarísimo conflicto de intereses, vende precipitadamente sus acciones y 24 horas antes de esta audición, declara haber cobrado sobresueldos del PP». Resumía así perfectamente la socialista los puntos flacos de Cañete que, sin salirse del guion, repitió, una y otra vez, sus argumentos.

EL ACOSO DE LA IZQUIERDA / Las preguntas más comprometidas vinieron de las filas socialistas y de los grupos de izquierdas. Especialmente incisiva estuvo la eurodiputada de Podemos Teresa Rodríguez-Rubio, que cuestionó la forma apresurada en que el comisario designado se había desprendido de sus acciones. El eurodiputado Ernest Maragall (ERC) planteó a Cañete la cuestión de si tenía cuentas en paraísos fiscales, aspecto que el candidato negó de forma tajante.

«Disculpe que una mujer le haga una pregunta difícil». Este era el encabezamiento de la pregunta de una diputada que sirve como ejemplo de la lluvia de comentarios que tuvo que aguantar Cañete a lo largo de su intervención. Llegó a decir, tras haber pedido disculpas mil veces -tres horas de examen dan para mucho-, que es consciente de la importancia de la mujer. «Guardaré la paridad de género y mi jefa de gabinete será una mujer», añadió.

En referencia a las cuestiones estrictamente técnicas sobre la cartera de Energía y Cambio Climático, Cañete aseguró que, de ser comisario, trabajará para que Europa lidere las energías renovables. Otra de sus prioridades, tal y como contestó a los eurodiputados, será reducir la dependencia energética de los países miembros de la UE, especialmente en un momento en que el conflicto con Rusia puede poner en peligro el suministro. Varias fuentes afirmaron que los miembros de la comisión consideran que, a nivel técnico, Cañete demostró dominar las materias que deberá afrontar de hacerse finalmente con la cartera.