Ir a contenido

Dos familias francesas pierden a 17 de sus miembros en el accidente del avión de Swiftair

Diez de los muertos pertenecían a una familia originaria de Loire y siete a otra franco-burkinesa de Nantes, según medios franceses

Varios miembros de la familia francesa Reynaud que murieron en el accidente del avión de Swiftair.

Varios miembros de la familia francesa Reynaud que murieron en el accidente del avión de Swiftair. / FACEBOOK

Diez miembros de una misma familia del sureste de Francia, apellidados Reynaud, viajaban en el avión de Swiftair siniestrado este jueves en el centro de Malí tras haber despegado del aeropuerto de Uagadugú, según ha informado Christian Plaza, un amigo de los fallecidos, al diario regional 'La Dauphiné Libéré'. Otra familia, de apellido Ouedraogo, también ha perdido a varios de sus miembros, siete, según publica 'Le Monde'.

Los Reynaud  fallecidos son Michel, su exmujer, sus dos hijos Eric y Franck y sus respectivas mujeres, Estelle y Laure, y los cuatros nietos de la familia: Nathan, de 16 años, Julia, de catorce, ambos residentes en Chambéry, y Zoé y Alexi, que vivían en la región de Ródano Alpes, en el sureste de Francia. Todos ellos viajaron a Burkina Faso con motivo de la boda de otra hija de Michel Reynaud y su exmujer.

"Es una tragedia, eran las vacaciones de su vida", ha dicho un amigo de uno de los matrimonios. La familia había pensado anular el viaje debido a que uno de los niños, Nathan, se había roto la pierna y acababan de quitarle el yeso. "No deberían de haber ido, tendrían que haber venido a pasar las vacaciones con nosotros, mi hijo le esperaba (a Nathan) y ya no vendrá", se ha lamentado.

Compañeros de colegio

Patrice Dunand, el alcalde de Gex --municipio de la región Ródano-Alpes en el que vivía el matrimonio formado por Eric y Estelle con sus dos hijos--, ha declarado que la noticia le ha "abatido completamente". "Toda una familia borrada del mapa, ni siquiera te imaginas que eso pueda pasar", ha dicho. "Sus hijos van al colegio con los nuestros", ha añadido.

Dunand ha explicado que toda la familia practicaba deporte habitualmente y que a los padres les "encantaban" las carreras y los maratones, habiendo participado en varios. El alcalde ha contado que Estelle Reynaud era miembro, junto con su hija Zoé, de varios clubes deportivos.

Tragedia de una familia franco-burkinesa

En el vuelo AH5017 de Swiftair también viajaban siete personas de la misma familia franco-burkinesa apellidada Ouedraogo y que era procedente de Nantes. Según testimonios recogidos por la agencia AFP, el padre, llamado Seydou, tenía 46 años y llegó a Francia hace 30, aproximadamente. Ouedraogo tenía dos hijos mayores de unos 20 años, dos adolescentes de 13 y 14 y una hija pequeña de "seis o siete años", según el hermano del fallecido.