Polémica en EEUU por la agonía causada a un ejecutado con una nueva inyección letal

Dennis McGuire, en el corredor de la muerte desde 1994, jadeó durante más de 10 minutos antes de morir

Ohio ha experimentado con un cóctel de dos productos tras agotar un fármaco que se utilizaba hasta ahora

Dennis McGuire, ejecutado este jueves en Ohio.

Dennis McGuire, ejecutado este jueves en Ohio. / AP

2
Se lee en minutos

La ejecución, este jueves en Ohio (EEUU), de Dennis McGuirecondenado a muerte en 1994 por violar y degollar a una mujer embarazada, ha acabado con polémica por la agonía causada al condenado. Era la primera vez que se utilizaba un cóctel de dos fármacos en la inyección letal. Hasta ahora se empleaban tres fármacos pero el país ha agotado las existencias de uno de ellos, el pentobarbital, por lo que se están probando combinaciones alternativas. La probada en Ohio ha sido "un experimento fallido y atroz", según los abogados de McGuire que ha jadeado y resoplado durante más de 10 minutos antes de morir.

Según el periódico local Columbus Dispatch, uno de cuyos periodistas ha presenciado la ejecución, pasaron 24 minutos desde que a McGuire se le administró la inyección hasta que fue declarado fallecido. A las 10.29, le fue inyectado un cóctel de midazolam, un sedante, y de hidromorfona, un analgésico derivado de la morfina que se utilizó para detener su respiración. Esta mezcla no se había utilizado nunca antes.

Unos cuatro minutos después, McGuire empezó a jadear, luchando por respirar, y a emitir sonidos de asfixia, mientras apretaba su puño izquierdo, durante al menos diez minutos, tras los cuales cesaron sus movimientos, pero siguió vivo unos minutos más, hasta que finalmente se declaró su muerte, explica el 'Columbus Dispatch'.

"Experimento fallido y atroz"

Los abogados de McGuire, que han calificado la ejecución como "un experimento fallido y atroz" del Gobierno de Ohio, trataron de impedir la ejecución hasta el último momento, alegando que la muerte de su cliente sería anticonstitucional, porque iría acompañada de dolor, algo en lo que el Ejecutivo estatal no coincidía. Los abogados ya habían alertado de que esta inyección provocaría complicaciones respiratorias a McGuire, que sufría apnea del sueño y, aún consciente, notaría cómo se ahogaba antes de morir.

Los hijos y la esposa del ejecutado vieron todo el proceso desde una sala adjunta, en el Centro Correccional de Ohio del Sur en Lucasville, acompañados por la hermana de la víctima de McGuire. La familia de la joven asesinada ha salido al paso de la polémica señalando que el preso recibió un trato "mucho más humano que el que él le dio a ella".

Europa se niega a facilitar pentobarbital

Noticias relacionadas

Ohio agotó sus reservas de inyecciones letales convencionales el pasado septiembre. Antes les había pasado lo mismo a la mayoría de los otros 31 estados que aplican la pena capital en Estados Unidos, lo que les está obligando a probar nuevas nuevas combinaciones. Durante años, en Estados Unidos se ha utilizado una combinación estándar de tres medicamentos para la inyección letal: un anestésico o barbitúrico (habitualmente pentotal sódico o pentorbital en su defecto), un agente paralizante (bromuro de pancuronio) y otro para parar el corazón (cloruro de potasio). Pero en los últimos años se ha complicado el acceso a los ingredientes clave de la inyección, los barbitúricos.

En el 2011, la empresa que proporcionaba el pentotal sódico, que entonces era utilizado por todos los estados donde la pena capital era legal, la estadounidense Hospira Inc., dejó de fabricar este fármaco. Las cárceles miraron entonces a Europa como alternativa para conseguir barbitúricos, pero las farmacéuticas europeas, principalmente el laboratorio danés Lundbeck LLC, que fabrica el pentobarbital, se negaron a venderlo para los fines requeridos, ya que la Unión Europea se opone a la pena de muerte.