01 jun 2020

Ir a contenido

ATENTADO EN EEUU

Emilio Morenatti: "A pesar de que perdí mi pierna, me siento muy afortunado"

El fotoperiodista, mutilado en Afganistán, da esperanza a las víctimas que han perdido algún miembro en Boston

El fotoperiodista español Emilio Morenatti de la agencia AP, que perdió un pie en agosto del 2009 por una explosión mientras cubría el conflicto en Afganistán, ha hecho llegar su apoyo y su esperanza a través de una larga carta a las víctimas del atentado de Boston que han resultado mutiladas. "Sé que en estos momentos no lo podeís imaginar pero quiero que sepaís que a pesar de que perdí mi pierna, me siento muy afortunado", asegura el fotógrafo.

"Sé lo que pasa por las mentes de las víctimas mutiladas en estos momentos", encabeza Morenatti su misiva antes de explicar las circunstancias en las que él perdió parte de su pierna cuando un explosivo estalló al paso de una patrulla norteamericana en la que acompañaba en Afganistán. "Conozco el violento shock que produce empezar un día bien y acabarlo amputado, la niebla de los medicamentos y la cirugía y los meses de dolorosa rehabilitación", dice el fotógrafo que, a renglón seguido, añade: "Conozco el sufrimiento que tienen por delante pero también las posibilidades".

Morenatti advierte a las víctimas mutiladas de Boston que su mundo "ha cambiado para siempre". Les advierte de la fase en la que se presuntarán sin parar "qué hubiera pasado si...". "Quiero decirles que estas preguntas se evaporarán cuando empiecen a aceptar la realidad de que ha perdido un miembro". Morenatti, que pormenoriza el tesón con el que volvió a aprender a caminar, asegura que la dificultad de la recuperación física y psíquica van de la mano.

"Si no se enfrentan los sentimientos de pérdida -el hecho de que tu mundo ha cambiado- nunca te podrás recuperar totalmente de una amputación". Es, para el fotógrafo, el mejor consejo junto con el amor como máximo bálsamo y medicina.

"Soy un hombre que tiene una pierna amputada, no un amputado", finaliza no sin antes puntualizar que se siente muy afortunado.